Demolition Man: Stallone vs Snipes en un entorno futurista

Poster de Demoliton Man

Título original: Demolition Man.
País: Estados Unidos.
Año: 1993.
Director: Marco Brambilla.
Guión: Peter M. Lenkov, Robert Reneau, Daniel Waters.
Reparto: Sylvester Stallone, Wesley Snipes, Sandra Bullock, Nigel Hawthorne, Benjamin Bratt, Bob Gunton, Glenn Shadix, Denis Leary, Bill Cobbs, Rob Schneider.
Duración: 115 minutos.

Al sargento de la policía de Los Ángeles John Spartan (Sylvester Stallone) lo sentencian a setenta años de congelación después de que el asesino al que buscaba, Simon Phoenix (Wesley Snipes), le acusara de haber volado el edificio en el que le capturó, que por algo a Spartan se le conocía por el nombre de Demolition Man.

Sylvester Stallone congelado en Demolition Man

A Phoenix también le congelan en el mismo lugar, una cárcel muy especial a la que mandan a peligrosos convictos a los que les introducen unos estímulos en el cerebro para su reforma. Es 1996 pero el calendario nos manda enseguida a 2032 cuando a Phoenix le despiertan para hacerle la vista de la condicional aunque él escapa siendo incluso más fuerte y listo que antes.

Los Ángeles se ha convertido en San Ángeles, una gran urbe en la que la policía apenas tiene trabajo. Allí, la teniente Lenina Huxley (Sandra Bullock) es fan del siglo XX habiendo guardado un montón de cosas de la época y es que en 2032 todo ha cambiado sobre todo desde el gran terremoto de 2010 cuando proclamaron salvador y alcalde-gobernador a el doctor Raymond Cocteau (Nigel Hawthorne), creador de la cárcel de congelación. ¿Qué hacer para atrapar a Phoenix? Descongelar a Spartan, que se convierte en compañero de Huxley para ir a por su presa, quien tiene órdenes sin saber por qué de eliminar a Edgar Friendly (Denis Leary) que vive bajo tierra con u grupo de personas y que asaltan camiones del único restaurante existente para poder subsistir ya que no están de acuerdo con la vida impuesta por Cocteau.

Sylvester Stallone y Sandra Bullock en Demolition Man

Las veces que habrán emitido “Demolition Man” en televisión desde los años noventa. Las veces que no la he visto en unos veinte años porque no me llamaba la atención, y los años que he estado equivocada sobre ella porque me ha gustado un montón.

“Demolition Man” tiene acción, tiene humor y tiene una crítica social más que evidente. El mundo que nos presenta es una distopía total en el que un gurú-salvador-dictador con buenos modales ha prohibido todo restaurante fuera del que aparece (no diré cuál porque hay un chiste al respecto), todo tocamiento entre las personas, toda droga y todo alimento que pueda ser nocivo para la salud, así como toda palabrota o insulto por suave que sea. Un tipo que quiere acabar con quienes no hacen daño a nadie solamente porque no quieren acatar sus normas aunque les haga malvivir y que se alía con la peor persona que se le ocurre.

Sylvester Stallone y Wesley Snipes en Demolition Man

Es un filme de acción desde el primer momento ya que se inicia con el primer enfrentamiento entre Spartan y Phoenix de los varios que hay a lo largo del metraje. Pero también tiene mucha parte de comedia a pesar de algunas frases estúpidas hasta la médula pero que sacan la sonrisa. Y como buena película de acción noventera no abusa de los efectos especiales. ¡Y hasta Stallone y Bullock tienen química!

¿Por qué he tardado tanto en ver la película? ¿Por qué nunca nadie me la ha recomendado como entretenimiento? Sea como fuere, lo digo con convencimiento, “Demolition Man” es entretenida, interesante y muy recomendable para pasar dos buenas horas frente a la pantalla.