El Crepúsculo de los Dioses, una maravilla de Billy Wilder

Poster de El Crepúsculo de los Dioses

Título original: Sunset Boulevard.
País: Estados Unidos.
Año: 1950.
Director: Billy Wilder.
Guión: Charles Brackett, Billy Wilder, D. M. Marshman Jr.
Reparto: William Holden, Gloria Swanson, Erich von Stroheim, Nancy Olson, Jack Webb, Cecil B. DeMille, Larry Blake, Charles Dayton, Fred Clark, Buster Keaton, Hedda Hopper.
Duración: 110 minutos.

Joe Gillis (Wiliam Holden), un guionista sin suerte está a punto de perder su coche por no haber realizado los pagos al banco. Cuando escapa con su vehículo de quienes se lo quieren llevar, acaba en una vieja mansión de Sunset Boulevard, un lugar muy dejado donde piensa que no vive nadie pero enseguida se da cuenta de que se ha equivocado.

Gloria Swanson y William Holden en El Crepúsculo de los Dioses

La mansión pertenece a la exestrella del cine mudo Norma Desmond (Gloria Swanson), una mujer que vive rodeada de imágenes suyas con la sola compañía de su mayordomo Max (Erich von Stroheim) y con el pensamiento de que sus fans no la han olvidado tras su retiro y de que puede volver a la gran pantalla por todo lo alto, y de la mano de Cecil B. DeMille.

De la noche a la mañana Joe pasa de no tener trabajo alguno ni dinero, a tener que ordenar el guión escrito por Norma. No le convence nada su nuevo trabajo ni que ella quiera comprar su amor por dinero pero tampoco es capaz de negarle la ilusión en la que vive por su fragilidad e inestabilidad.

Cecil B. DeMille y Gloria Swanson en El Crepúsculo de los Dioses

El destino de Joe, también narrador del filme, lo conocemos desde el primer momento de la película, por lo que su historia está contada en un largo flashback. A través de su experiencia vivimos la nuestra presenciando la interacción de los personajes, conociéndolos y metiéndonos en esa gran mansión con esa arrolladora mujer de principio a fin.

“El Crepúsculo de los Dioses” es una maravilla filmada con mucha maestría por uno de los grandes, Billy Wilder. La película fue nominada a un total de once premios Oscar de los cuales se llevó tres, los de Mejor Guión, Mejor Dirección Artística y Mejor Banda Sonora. Los cuatro actores que más aparecen en pantalla a lo largo de sus casi dos horas de duración lograron una nominación cada uno: Mejor Actor William Holden, Mejor Actriz Gloria Swanson y sus homónimos de reparto para Erich von Stroheim y Nancy Olson, quien interpreta a Betty una lectora de guiones con pretensiones de escribir los suyos propios que representa un interés amoroso para Joe.

Su guión está lleno de ironía así como de homenajes al mundo del cine y completa una fantástica historia en la que Gloria Swanson está, simplemente, magnífica con todos sus gestos, sus miradas y la forma de hacer suyas las palabras de su personaje. No obstante ella, al igual que su personaje, fue una de las más grandes actrices del cine mudo sobre todo en los años veinte que se retiró del cine cuando la sonoridad ya había ganado enteros para regresar triunfalmente con, precisamente, “El Crepúsculo de los Dioses”. De hecho, Joe llama estatuas de cera a esos actores a los que el cine mudo dejó así, mudos para el cine sonoro. Lo eran todo y cuando el sonido llegó a la gran pantalla sus carreras cayeron en picado.

Nancy Olson y William Holden en El Crepúsculo de los Dioses

La música acompaña muy bien las imágenes pero también se juega con las luces como hace Wilder en ese gran momento en el que Norma Desmond acude a los estudios Paramount, esos de los que dice que sin ella nunca hubiesen sido lo que eran, y se da un pequeño baño de masas bajo la luz de un foco y sin moverse del asiento.

Mientras veía la película pensaba que ya no se hacen filmes así pero es que tan siquiera hay actores así. Y pensar que hubo un tiempo en mi vida en la que desechaba ver películas clásicas porque estaban en blanco y negro… Lo que me arrepiento ahora, aunque siempre hay un tiempo para cada cosa y una edad en la que disfrutarlas más. Al menos he tenido la suerte de ver este filme en pantalla grande y en su versión original.

erich-von-stroheim-gloria-swanson-el-crepusculo-de-los-dioses

En definitiva, me repito diciendo que “El Crepúsculo de los Dioses” es una maravilla, una obra de visionado obligado para cualquier cinéfilo que se precie y merecedora de estar en toda flmoteca casera. Muy buena, muy recomendable. Y esa mirada final con fundido a blanco…