Young Adult: La inmadurez de Mavis

Poster de Young Adult

Título original: Young Adult.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Director: Jason Reitman.
Guión: Diablo Cody.
Reparto: Charlize Theron, Patton Oswalt, Patrick Wilson, Elizabeth Reaser, Jill Eikenberry, Richard Bekins, Collette Wolfe, Mary Beth Hurt, Kate Nowlin, Louisa Krause.
Duración: 94 minutos.

Mavis Gary (Charlize Theron) es una escritora de novelas para jóvenes adultos que se ha divorciado recientemente. Su agente la achucha por teléfono para que escriba la última novela de la serie que ha sido cancelada pero ella no se da mucha prisa. De hecho, lo que empieza a escribir se asemeja mucho a lo que al final de la adolescencia fue su vida.

Patton Oswalt y Charlize Theron en Young Adult

Harta, probablemente, de las citas rápidas y de encontrar a un desconocido en su cama por la mañana, Mavis decide poner rumbo a Mercury, su pueblo natal que abandonó para irse a la capital del estado de Minnesota, Minneapolis, para triunfar. Allí intentará reconquistar a quien fuera su novio durante cuatro años, Buddy Slade (Patrick Wilson) que está casado y ha sido padre recientemente.

El errático comportamiento de Mavis se lo hará saber quien se alía con ella en sus juergas nocturnas, Matt Freehauf (Patton Oswalt), y la chica descubrirá que su pensamiento sobre ella y Buddy es pura ficción.

“Young Adult”, cuarto filme de Jason Reitman escrito por Diablo Cody, ganadora de un Oscar por escribir el segundo largometraje del director, “Juno”, es una historia sobre una chica popular de un pueblo sin gran cosa que se fue a ser relevante y a tener una vida importante. Lo logró y lo perdió lo que no quita que siguiera viendo a los habitantes de Mercury como unos infelices perdedores ni que ella esté a años luz de madurar y olvidarse del pasado.

Patrick Wilson y Charlize Theron en Young Adult

La interpretación de Charlize Theron, su interacción con el personaje de Patton Oswalt y la conversación que tiene con quien hace de su hermana hacia el final del metraje es, para mí, lo mejor de una película que podría haber llegado más lejos en lo que a desarrollo de su personaje principal se refiere pero que se queda corta al final, sobre todo en los problemas psicológicos del mismo. Aunque tal vez su intención no sea otra que mostrarlos sutilmente en vez de ahondar en ellos.

Se deja ver, sin más.