La Cueva: Angustia y nerviosismo en un agujero sin salida

Poster de La CuevaPaís: España.
Año: 2014.
Director: Alfredo Montero.
Guión: Alfredo Montero, Javier Gullón.
Reparto: Marta Castellote, Marcos Ortiz, Jorge Páez, Xoel Fernández, Eva García-Vacas.
Duración: 79 minutos.

Cinco jóvenes amigos se van a Formentera unos días de vacaciones. Empiezan pasándoselo muy bien entre baños en las cristalinas aguas, risas y algún rollete que surge. Estando de acampada, Jaco (Marcos Ortiz) descubre una cueva y deciden introducirse en ella para ver qué hay, y por qué no, encontrar una salida diferente a la entrada por la que acceden. Pero no tardan demasiado en darse cuenta de que están perdidos en ese estrecho laberinto de rocas y estalactitas.

Carlos (Xoel Fernández) es el encargado de grabarlo todo con su cámara que tiene hasta visión nocturna y es sumergible, una cámara que nos hace testigos de todo lo que empieza a pasar en ese agujero del que los cinco, por más que lo intentan, no logran salir. Desde el pánico de Bego (Eva García-Vacas), hasta la sed que le empieza a entrar a Iván (Jorge Páez) o cómo Celia (Marta Castellote) decide seguir sus principios aunque le cueste la vida.

Protagonistas de La Cueva

Rodada con una cámara de 24 mm en mano excepto algunos planos al principio y al final, “La Cueva” es una película de terror absoluto tan realista y bien hecha que es imposible no sentir muchas cosas cuando se ve y lograr eso no es nada fácil. Es mareante por sus movimientos de cámara, muy bruscos en ocasiones, es absorbente porque te atrapa y te mete dentro de esa cueva con sus protagonistas, y también es angustiosa, claustrofóbica y desagradable en ocasiones.

Pero “La Cueva” es también un filme muy inteligente. No es novedad que se haya grabado cámara en mano, otras películas del género desde el éxito de “El Proyecto de la Bruja de Blair” (The Blair Witch Project) ya lo han hecho, incluido en España con la saga “REC”. Pero creo que es inteligente por su localización, por esa cueva que se convierte en todo un personaje desde que la encuentran hasta el fundido a negro final y en la que otra manera de rodar no hubiese sido para nada efectista.

Promo de La Cueva

Me gustan las películas de miedo, pero soy difícil de impresionar, bastante difícil diría yo. Alfredo Montero lo ha conseguido con esta película porque mientras la veía me he sentido de muchas formas: angustiada, inquieta, incómoda… Me he revuelto en el asiento y hasta he tenido que hacer algo que nunca suelo, apartar la vista, y no una ni dos veces, alguna más.

Quiero, para acabar, hablar del reparto, de esos cinco actores que cumplen en sus papeles sobre todo porque lo hacen con frescura y naturalidad, imprimiendo aún más realismo a los ochenta minutos del metraje. El final tal vez sea previsible faltando cinco minutos, pero desde luego que me he quedado más que satisfecha con él.

Eva García-Vacas en La Cueva

Muy recomendable pero, por favor, abstenerse todos aquellos que se consideren susceptibles o que lo pasen mal normalmente con determinado tipo de cine, así como a quienes tanto movimiento de cámara les pueda marear. Unos y otros, lo pasarán mal viendo “La Cueva” que llegará a los cines el 11 de julio. Yo lo he pasado mal, he sufrido mucho pero la he disfrutado.