On Air: Asesino en directo

Poster de On Air

Título original: On Air.
País: Alemania.
Año: 2012.
Director: Carsten Vauth, Marco Riedl.
Guión: Marco Riedl.
Reparto: Markus Knüfken, Charles Rettinghaus, Ronald Nitschke, Jasmin Lord, Jessica Ginkel, Wolfgang Pampel, Klaus-Dieter KlebschAntonia Fuchs, Hansi Jochmann.
Duración: 95 minutos.

Doc Rock (Markus Knüfken) tiene una emisora pirata en el sótano de su casa y una noche plantea una pregunta a su audiencia en referencia al asesino de mujeres que acecha en la ciudad en la que reside, el llamado Acuchillador Nocturno (Charles Rettinghaus), un tipo que trae de cabeza a la policía y al investigador Brix (Ronald Nitschke) que acude a una llamada para encontrar a una nueva víctima del asesino y lo que parece una pista.

Pero Doc recibe una llamada que primero no se toma en serio pero que después le deja horrorizado, la del propio asesino que le plantea un juego por el que puede evitar que mate a su siguiente víctima, con la que ya se encuentra. Y con una serie de personas pendientes de la radio, Brix intenta recabar pistas para que le ayuden a saber quién es la víctima del coche y quién es la siguiente, mientras Doc tratará de aguantar las constantes embestidas verbales de Acuchillador Nocturno para tratar de salvar a la chica a la que, casualmente, no ayudó en su día.

Fotograma de On Air

En 2010 el cortometraje “On Air” tuvo éxito y ganó algunos premios por lo que tras conseguir financiación de una persona interesada en ver un largometraje, Marco Riedl y Carsten Vauth se lanzaron a realizar su primer largometraje, una película que empieza bastante bien pero que se va diluyendo poco a poco cuando su argumento empieza a llenarse de elementos conocidos y previsibles.

Lo mejor, el personaje del asesino porque es el único personaje interesante de la película y el actor Charles Rettinghaus lo borda dándole vida, y la ambientación a la que el frío alemán ayudó a que fuera más lograda inintencionadamente, porque “On Air” es un thriller del montón, de ese que no innova, que nos lleva por una historia con escenas que ya hemos visto y que para colmo es muy tramposa e incongruente en ciertas cosas.

Carsten Vauth dice que como en Alemania el cine de género no tiene éxito intentaron que este filme tuviera una apariencia hollywoodiense para que la gente se interesara más, de ahí tal vez ese par de  momentos a lo “El Resplandor” (The Shinning), por ejemplo. Yo me pregunto, si te dan dinero para hacer una película ¿por qué no tratar de mostrar algo diferente?

Markus Knüfken en On Air

Podía haber sido mejor de lo que es y, además, se podían haber ahorrado ese giro final que no aporta nada más que pone una trampa más al espectador en lo que a la historia se refiere, una historia de venganza por lo que a mí me ha parecido.