La Cosa más Dulce, una comedia romántica muy diferente

Poster de La Cosa más Dulce

Título original: The Sweetest Thing.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2002.
Director: Roger Kumble.
Guión: Nancy Pimental.
Reparto: Cameron Diaz, Christina Applegate, Selma Blair, Thomas Jane, Jason Bateman, Frank Grillo, Georgia Engel, Richard Denni, Parker Posey.
Duración: 88 minutos.

Christina Walters (Cameron Diaz) es una chica que tiene miedo a comprometerse. Sale con chicos y nunca más vuelve a verlos, de hecho les da mal su teléfono a propósito. Cuando a su amiga Jane (Selma Blair) la planta su novio, Christina y Courtney (Christina Applegate), su otra amiga, la llevan a su club habitual para bailar y que se le pase el mal trago. Jane no tardará en olvidar a su novio y Christina conocerá a Peter (Thomas Jane) de quien, aunque no quiera reconocerlo, se quedará prendada sin tan siquiera conocer su nombre.

Fotograma de La Cosa más Dulce

Pero ¿cómo contactar con el que puede ser el hombre de su vida? Sabiendo que su hermano Roger (Jason Bateman) se casa pocos días de haberse encontrado con Peter en el club, Courtney se lleva a Christina en un viaje por California para llegar hasta allí, pero para su sorpresa, cuando llegan no es Roger quien se casa sino Peter. Así que Christina acaba desolada aunque tal vez la vida le sonría cuando por fin se da cuenta de que lo que quiere es una relación estable.

“La Cosa más Dulce” es una comedia romántica diferente porque de la pareja la que más sale es ella y él es bastante secundario. Es una mala película ciertamente, pero se deja ver solamente porque Cameron Diaz y Christina Applegate hacen muy bien el payaso juntas y porque los momentos surrealistas del filme resultan divertidos, léase el viaje en coche de Christina y Courtney, el pase de modelos basado en películas de ambas o la escena del enganchón de Jane con su novio, sin olvidar la escena del restaurante chino con la canción sobre el pene.

Thomas ane y Cameron Diaz en La Cosa más Dulce

Desde luego que es un filme para el lucimiento de Cameron Diaz en la que Christina Applegate consigue su trozo de protagonismo porque la tercera en discordia, Selma Blair, a mí siempre me ha parecido más bien sosa. Mala pero con algunos buenos puntos de humor.