Desayuno con Diamantes: La indomable Holly

Poster de Desayuno con Diamantes

Título original: Breakfast at Tiffany’s.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1961.
Director: Blake Edwards.
Guión: George Axelrod.
Reparto: Audrey Hepburn, George Peppard, Patricia Neal, Buddy Ebsen, Martin Malsam, José Luis de Vilallonga, Alan Reed, Mickey Rooney, Dorothy Whitney, John McGiver, Stanley Adams.
Duración: 115 minutos.

Horas después de desayunar en la joyería Tiffany, Holly Golightly (Audrey Hepburn) es despertada por su nuevo vecino, Paul Varjak (George Peppard) que necesita usar su teléfono. Ahí empezará su historia, la de una chica que cada noche llega tarde a casa con un acompañante diferente que le da 50 dólares por ir al servicio y que desayuna en la Quinta Avenida neoyorkina mirando el escaparate de su lugar preferido, y la de un escritor mantenido por su amante, una ricachona mayor que él llamada 2-E (Patricia Neal).

Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes

Holly, quien trae siempre de cabeza a su vecino el señor Yunioshi (Mickey Rooney), visita cada jueves en la cárcel a Sally Tomato (Alan Reed), acusado de mafioso que le paga 100 dólares para que le transmita el pronóstico del tiempo a su abogado. Con eso y lo que gana cada noche le da para vivir, mientras que Paul tras publicar un libro parece que está falto de ideas.

Poco a poco se irán conociendo, se harán buenos amigos y saltará la chispa aunque Paul no logrará domar a la indomable Holly quien solamente quiere cazar un marido rico y que ni siquiera le ha puesto nombre al gato callejero con el que vive porque dice que nadie pertenece a nadie.

Basada en la novela homónima de Truman Capote, escrita en 1958, “Desayuno con Diamantes” es uno de los clásicos por excelencia de los años 60 en parte a su protagonista femenina que se convirtió en todo un icono. No hay que olvidar al guapo George Peppard con el que química no le faltaba para componer a este dúo protagonista de conversaciones chispeantes.

Audrey Hepburn y George Peppard en Desayuno con Diamantes

Estamos ante una comedia como ya no las hacen, con un humor basado en una ironía muy fina en la que no hace falta llamar a las cosas por su nombre porque con esas inteligentes frases de las que se compone la película ya se le dice todo al espectador. Muy bien los dos protagonistas en sus interpretaciones, su director por la forma de mostrarnos detalles varios y esas brillantes escenas cómicas como las de la joyería o la tienda de descuento que no sacan la sonrisa sino la carcajada, y en la segunda sin ni siquiera diálogo.

“Desayuno con Diamantes” fue nominada a cinco Oscar, incluidos los de Mejor Actriz y Mejor Guión Adaptado, logrando dos estatuillas por la música de Henry Mancini y el tema “Moon River” con música del mismo compositor y letra de Johnny Mercer.

Un clásico muy recomendable de obligada visión. Por cierto, atención a ese gato roba escenas.