Perdida: La misteriosa desaparición de la no tan asombrosa Amy

Poster de Perdida

Título Original: Gone Girl.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2014.
Director: David Fincher.
Guión: Gillian Flynn.
Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Carrie Coon, Kim Dickens, Patrick Fugit, Tyler Perry, David Clennon, Lisa Banes, Neil Patrick Harris, Missi Pyle, Casey Wilson, Emily Ratajkowski, Boyd Holbrook, Sela Ward.
Duración: 145 minutos.

En la mañana de su quinto aniversario de boda, Nick Dunne (Ben Affleck) va a pasar un rato al bar que regenta con su hermana melliza Margo (Carrie Coon) pero un vecino le avisa de algo. Nick llega a su casa y ve a su gato fuera de ella y la puerta entreabierta. No tarda en darse cuenta de que algo extraño sucede y es que su esposa Amy (Rosamund Pike) ha desaparecido y en la casa hay señales de lucha.

Ben Affleck y Rosamund Pike en Perdida

Tras llamar a la policía, en su casa se presentan la detective Rhonda Boney (Kim Dickens) y el agente Jim Gilpin (Patrick Fugit). Nick les dice lo que hizo por la mañana y también les introduce en el juego que su mujer, conocida como La Asombrosa Amy por unos libros escritos por sus padres, hace cada aniversario, una búsqueda del tesoro. Las sospechas empiezan a recaer en Nick, quien cuenta con el apoyo incondicional de su hermana, sobre todo cuando el programa de Ellen abbott (Missi Pyle) echa más cizaña al caso, lo que hará que Nick contrate al abogado Tanner Bolt (Tyler Perry), especialista en defender maridos en causas difíciles, para demostrar su inocencia.

“Perdida” está basada en la novela del mismo título, “Gone Girl” en el original,  de quien ejerce de guionista en el largometraje, Gillian Flynn. El filme tiene un inicio prometedor en el que mediante flashbacks y la voz en off de la desaparecida se nos narran determinados hechos de la historia de la pareja protagonista que de perfecta pasa a ser lo contrario. De hecho vemos cómo son realmente el uno y la otra.

La película de Fincher va de thriller que pretende generar dudas en el espectador y tiene una primera hora bastante buena, pero su efecto sorpresa no funciona en mi opinión, tal vez porque hay una pista gorda y unas reacciones que no cuadran para que el espectador empiece a pensar, no muy avanzado el metraje, que lo que aparentemente sucede no es lo que pasa en realidad.

Fotograma de Perdida

Hasta ahí puedo leer porque lo demás sería entrar en spoilers, como el gran título que había pensado para esta entrada y que obviaré para no fastidiarle nada a nadie. Tal vez “Perdida” se haga algo larga aunque no sé qué se le podría quitar porque nada dificulta el ritmo de la historia. Se vuelve rocambolesca antes de alcanzar la mitad y su final es muy frío, con lo cuál la sensación con la que te quedas al final de los 145 minutos de duración, al menos la mía, no es demasiado buena.

Como thriller de intriga que pretende mantener el suspense “Perdida” falla totalmente. Como historia original peca de utilizar una fórmula antes vista pero la película tiene algunas virtudes como son su montaje, la música (extremadamente alta en la escena en la que Nick y Amy se conocen, aunque no sé si será falló de la copia o de que no ajustaron bien en el estudio de doblaje el volumen), algunos momentazos de su guión, que haberlos haylos, y unas interpretaciones más que decentes.

No me ha parecido ninguna maravilla en realidad y le veo más defectos que virtudes. ¿La recomendaría? Sí, a quienes no busquen quedarse boquiabiertos con ningún giro argumental. Tal vez sea muy exigente, lo reconozco, pero una ya ha visto y leído muchas cosas.