La Americanización de Emily: Un filme antibelicista

Poster de La Americanización de Emily

Título original: The Americanization of Emily.
País: Estados Unidos.
Año: 1964.
Director: Arthur Hiller.
Guión: Paddy Chayefsky.
Reparto: James Garner, Julie Andrews, Melvyn Douglas, James Coburn, William Windom, Joyce Grenfell, Liz Fraser, Edward Binns.
Duración: 110 minutos.

Londres en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Un teniente comandante de la marina estadounidense, Charles Madison (James Garner), se dedica a vivir muy bien siendo el llamado “dog robber” del almirante William Jessup (Melvyn Douglas), o lo que es lo mismo haciendo las veces de asistente y procurando que esté bien vestido, alimentado, en buena forma y que tenga señoritas de compañía si le hace falta.

Julie Andrews y James Garner en La Americanización de Emily

A esas chicas, que hacen las veces de secretarias, asistentes o conductoras, se las americaniza en el momento en el que intercambian favores sexuales por ropa, comida u objetos que el propio Madison se encarga de encontrar y repartir entre ellas. Pero una de ellas, quien lleva en coche a Charles de un lado para otro, no quiere entrar en su juego porque Emily Barham (Julie Andrews), que así se llama, no quiere que s corazón quede destrozado una vez más a causa de la guerra.

Pero Charles es un cobarde que proclama serlo a los cuatro vientos e insiste en que no estará nunca envuelto en una situación peligrosa. Emily acaba cayendo en su red y enamorándose pero un imprevisto surge y es que el almirante Jessup parece perder la cabeza y quiere enviar a Charles a filmar el desembarco de Normandía, ese globo del que todos hablan durante buena parte del metraje. Enamorada, Emily tendrá que tomar una decisión y Charles tratar de que no le maten.

Fotograma de La Americanización de Emily

Basada en la novela “The Americanization of Emily” de William Bradford, que fue oficial naval en la guerra en la que se sitúa el filme, “La Americanización de Emily” cuenta con un guión lleno de frases aplastantes en contra de la guerra, principalmente dichas por su protagonista principal, Madison, así como en defensa de la visión que se tenía de los estadounidenses en el momento (y que es probable que se siga teniendo, en general).

Es una comedia dramática romántica, porque la película se mueve entre esos tres géneros, bien realizada con unas interpretaciones realmente buenas de sus protagonistas principales y con una historia interesante que sí que se hace un poco larga al final. Pero, como digo, la mayor virtud de “La Americanización de Emily” reside en su guión, repleto de monólogos de rotundas afirmaciones que hace que apenas haya un momento en el que nadie hable a lo largo del metraje.

James Coburn y James Garner en La Americanización de Emily

No estamos ante una película de acción ni donde pasen grandes cosas, son conversaciones que montan una buena historia. Recomendable.