Lo que el Viento se Llevó: Amor, guerra y el sur de Estados Unidos

Poster de Lo que el Viento de Llevó

Título original: Gone With The Wind.
País: Estados Unidos.
Año: 1939.
Director: Victor Fleming.
Guión: Sidney Howard.
Reparto: Vivien Leigh, Clark Gable, Olivia de Havilland, Leslie Howard, Hattie McDanield, Ona Munson, Thomas Mitchell, Barbara O’Neill, Harry Davenport, Leona Roberts, Jane Darwell, Laura Hope Crews, Butterfly McQueen, Everett Brown.
Duración: 215 minutos.

1861, Georgia. Se celebra una barbacoa en casa de la familia Wilkes, a ella acude Scarlett (o Escarlata) O’Hara, la hija del dueño de Tara, una plantación cercana a la casa que visita, junto a toda su familia. Hay rumores de que su amado Ashley Wilkes (Leslie Howard) va a pedir la mano de su prima Melanie (Olivia de Havilland) pero Scarlett, acostumbrada a que todos los hombres beban los vientos por ella, no se da por vencida y se planta con sus mejores galas para conquistar a su Ashley y que este admita que la quiere.

Fotograma de Lo que el Viento se Llevó

Pero le sale mal la jugada porque Ashley va a casarse con Melanie. así que para darle celos, Scarlett acaba tonteando con todo el que puede y acepta casarse con un chico que le declara su amor. Hay que decir que la chica, por ese entonces, tiene unos dieciséis años, es caprichosa, orgullosa y bastante egoísta.

La Guerra Civil está a punto de estallar en Estados Unidos y todos los sureños deciden que tienen que luchar por su estilo de vida contra los yanquis. Los hombres de Georgia se alistan, Ashley y el marido de Scarlett incluidos, todos menos quien Scarlett conoce en la barbacoa, Rhett Butler (Clark Gable), un hombre de Charleston al que echaron de la academia militar de West Point y al que no duda en decir que no es un caballero, respondiendo él que tampoco es una dama, y quien se entera del amor de la chica por Ashley.

Vivien Leigh- Olivia de Havilland y Leslie Howard en Lo que el Viento se Llevó

La guerra llevará a Scarlett a Atlanta, a casa de Ashely y Melanie. Cuando este tiene un permiso le hace prometer que cuidará de su mujer y ella accede porque, sigue enamorada hasta las trancas. La contienda sigue su curso y al final Scarlett acabará madurando a marchas forzadas cuando ayude a Melanie y al doctor Meade (Harry Davenport) con los numerosos heridos, cuando tenga que hacer de comadrona o vuelva a su querida Tara y tenga que hacerse cargo del lugar. Porque si los años de guerra (1861-1865) fueron duros, no lo fueron menos los de la postguerra y la reconstrucción (1865-1877).

Su amor por Ashley no acabará ni cuando, por dinero se case con el pretendiente de una de sus hermanas, no tan siquiera cuando finalmente acceda a ser más que una mera amiga de Rhett Butler. Pero Scarlett tendrá sus luces y sombras, siempre siendo defendida por Melanie, tal vez la única persona que en su vida vio algo bueno en ella.

Filme clásico donde los haya, basado en la novela de Margaret Mitchell “Gone With The Wind” (Ido con el Viento, podría ser una traducción literal) publicada en 1936, “Lo que el Viento se Llevó” nos presenta a, si no la primera, una de las primeras heroínas de la historia del cine. Scarlett O’Hara es una mujer con defectos pero también con muchas virtudes que demuestra no solo al madurar, sino de bien jovencita.

Scarlett en Lo que el Viento se Llevó

La épica de la guerra y de los que se pudo vivir en el sur se explica muy bien, incluso el guión se permite cierto tono crítico a través de frases dichas por algunos personajes como Ashley y Rhett. La película es un drama con romance de por medio pero también incluye algunos segmentos más ligeros con sentido del humor.

El reparto está fantástico, destacando por encima de los demás Vivien Leigh que lleva todo el peso de las más de tres horas y media de metraje porque su Scarlett es el personaje principal, siendo los demás secundarios que están en su órbita. Ciertamente, estamos antes una obra a admirar ya que se rodó en el año 1939 y es toda una superproducción en la que hay muchos decorados y algunos efectos especiales.

Clark Gable en Lo que el Viento se Llevó

Muy buena la fotografía, aunque es una lástima que el color se quede tan oscuro en ocasiones pero repito que es de 1939, y el montaje. Eso sí, se agradecería que hubiesen cortado determinadas partes para hacer la película menos pesada porque a veces da muchas vueltas sobre lo mismo, el tema Scarlett-Ashley sobre todo, y se hace algo pesada. Frases míticas las tiene, y un final que es un cliffhanger en toda regla.

Pero no hay ninguna duda, “Lo que el Viento se Llevó” es una gran película por muchos motivos. Es la segunda vez que la veo, primera en versión original, de cuatro intentos. Las dos primeras veces aguanté 30 y 45 minutos, la segunda entera con anuncios incluidos pero creo que no tenía edad para admirarla como debía y me pareció un tostón. Ahora la he disfrutado como se merece aunque, ya digo, que se me hace algo larga.

Hattie McDonald y Vivien Leigh en Lo que el Viento se Llevó

Antes de acabar he de decir unos datos sobre el filme, ya que ha hecho historia por muchas razones. La primera, por ser la primera película en ganar nada más y nada menos que diez premios Oscar, fueron en realidad ocho pero hubo dos especiales. Hasta que llegó “Ben-Hur” en 1960 nadie llegó a esa cifra. También fue la primera película por la que una actriz de color fue nominada y ganó el Oscar, fue para Hattie McDonald por su papel de Mammy; y para más inri fue la primera vez que se otorgó un Oscar póstumo para el guionista Sidney Howard que murió en 1939, meses antes del estreno de la película (17 de enero de 1940).

Fue la primera película en color en ganar el Oscar a la Mejor Película y sigue siendo la más larga de las que lo han ganado hasta hoy. Su metraje original sí llegaba casi a las cuatro horas de duración. Y, con más de dos horas y veinte minutos en pantalla, la de Vivien Leigh es la actuación más larga en ganar un premio de la Academia de cine estadounidense a la mejor interpretación.

Recomendable, totalmente, y de visión obligada para todo cinéfilo/a.