Rebelde Sin Causa: Los problemas parentales de tres adolescentes

Poster de Rebelde Sin Causa

Título original: Rebel Without a Cause.
País: Estados Unidos.
Año: 1955.
Director: Nicholas Ray.
Guión: Stewart Stern.
Reparto: James Dean, Sal Mineo, Natalie Wood, Jim Backus, Ann Doran, Corey Allen, Edward Platt, Marietta Canty, William Hopper, Rochelle Hudson, Dennis Hopper, Virginia Brissac.
Duración: 111 minutos.

Jim Stark (James Dean) se muda a Los Ángeles con su familia, una mudanza más para los Stark ya que parece que si el adolescente se mete en líos, sus padres tienen que hacer que todos cambien de aires. Lo primero que conocemos del protagonista es que la policía le detiene por vagar borracho por la calle. Lo llevan a la división de menores donde Ray Fremick (Edward Platt) está al mando y a quien Jim no duda en contar lo que le pasa antes de que sus padres se lo lleven de vuelta a casa. La casualidad quiere que esa misma noche en la comisaría el chico se cruce con quienes serán dos de sus compañeros de instituto, un chico llamado John (Sal Mineo) con Platón como alias, y una chica de nombre Judy (Natalie Wood).

Fotograma de Rebelde Sin Causa

El primer día de instituto de Jim no será fácil, se cruzará en el camino de los populares/matones con un tipo llamado Buzz (Corey Allen) al frente, quien parece algo más que un amigo de Judy en quien el chico ya ha puesto los ojos, y se hace amigo de Platón quien necesita a alguien en la vida, algo que Jim nota enseguida. Una carrera de coches unirá a Jim y a Judy que junto a Platón tratarán de vivir al menos una noche como les de la gana pero no lo tendrán fácil porque tanto los matones como la policía están tras ellos.

“Rebelde Sin Causa” es una historia de adolescentes con problemas parentales. Mientras el protagonista quiere que su padre sea una figura paterna fuerte, este es todo lo contrario, su nuevo amigo solo tiene a una persona en el mundo, la criada de la familia, y la chica desea que su padre le haga el mismo caso que antaño, el que sí hace a su hermano pequeño. Son tres jóvenes rebeldes deseosos de que les hagan caso, algo que en caso de Jim capta a la perfección el policía Ray Fremick.

James Dean y Corey Allen en Rebelde Sin Causa

Sin lugar a dudas, creo que ese retrato de la soledad e incomprensión de los tres personajes principales es lo mejor de la película, ya que o no ha pasado bien el tiempo por ella o que todo ocurra en un único día le resta credibilidad a la historia que nos narran. Bien puede ser lo segundo porque en algo menos de dos horas somos testigos de cómo se conocen y de lo que viven juntos en esa jornada así como de la relación, o la falta de ella, con sus progenitores.

Los adolescentes de “Rebelde Sin Causa” tienen bastante que decir pero sí, creo que mi problema con este filme es lo poco creíble que se hacen tanto determinadas acciones como diálogos que me resultaron bastante forzados según veía la película.

Sal Mineo, James Dean y Natalie Wood en Rebelde Sin Causa

Será la película icónica de James Dean pero desde luego que no me parece en su conjunto una obra cinematográfica merecedora de tanto bombo como siempre se le ha dado. Para gustos, claro. Sal Mineo y Natalie Wood fueron nominados como Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz de Reparto, respectivamente, así como el director Nicholas Ray como artífice de la historia a Mejor Guión, a pesar de que el guión no fuera suyo). He de decir que Natalie Wood me parece una sosaínas en su papel, Sal Mineo hizo una gran interpretación y James Dean, excepto llorando, lo hacía bastante bien poniéndole la intensidad necesaria.

Se deja ver “Rebelde Sin Causa” pero para mí es algo fallida en lo rápido en lo que ocurre todo. Se deja ver, eso sí.