El destino de Júpiter Ciencia ficción basada en ciencia ficción

Poster de El Destino de Júpiter

Título original: Jupiter Ascending.
País: Estados Unidos.
Año: 2015.
Director: Andy Wachowski, Lana Wachowski.
Guión: Andy Wachowski, Lana Wachowski.
Reparto: Mila Kunis, Channing Tatum, Sean Bean, Eddie Redmayne, Douglas Booth, Tuppence Middleton, Nikki Amuka-Bird, Maria Doyle Kennedy, Gugu Mbatha-Raw, Jeremy Swift, Kick Gurry, James D’Arcy, Charlotte Beaumont.
Duración: 127 minutos.

Júpiter Jones (Mila Kunis) es una chica de familia rusa humilde que nunca conoció a su padre. Vive en Chicago con su madre Aleksa (Maria Doyle Kennedy) y trabaja duro limpiando casas y quejándose cada vez que le suena el despertador de madrugada de lo mucho que odia su vida. Pero lo que Júpiter no sabe es que esta está a punto de cambiar.

La buscan y la encuentran unos extraños seres que se vuelven transparentes y que se mueven muy rápido y cuando se disponen a acabar con ella entra en acción quien deberá mantenerla a salvo, Caine Wise (Channing Tatum) un hombre de mutación genética de otro planeta al que han prometido devolver sus alas y regresar al ejército si lleva a la chica ante Titus Abraxas (Douglas Booth). Este se disputa la posesión del planeta Tierra con sus hermanos Balem (Eddie Redmayne) y Kalique (Tuppence Middleton) tras la muerte de su madre.

El Destino de Júpiter en Bilbao

Pero todos los hermanos quieren a Júpiter y no solo porque se parezca increíblemente a su madre muerta, sino porque la chica es la dueña de la Tierra aunque no lo sepa. No solo tendrá a Caine para protegerla sino también al excompañero de este, Stinger (Sean Bean) así como a la nave de Diomika Tsing (Nikki Amuka-Bird).

“El Destino de Júpiter” es una película de ciencia ficción basada en otras obras de ciencia ficción (hasta con la serie “V” veo paralelismos). Su principal defecto es que en dos horas nos proporciona mucha información, tanta que para una saga de dos o tres películas o una miniserie incluso, la historia hubiese sido mejor. Aunque, al parecer, la idea inicial de los hermanos Wachowski era precisamente la de hacer una saga como ya hicieran con “Matrix”.

Otro defecto de la película son pasajes facilones y de poner el grito en el cielo de su guión como esa historia de amor dirigida claramente al público adolescente metida con calzador innecesariamente porque en toda historia de este tipo ya sabemos que la chica y el chico protagonistas van a acabar juntos y no hace falta poner a los personajes en el mayor de los ridículos de forma reiterada.

Channing Tatum y Mila Kunis en El Destino de Júpiter

La selección del reparto podría haber sido mejor, la verdad. Mila Kunis lo intenta y al menos frunciendo el ceño consigue expresar algo; la cara de Channing Tatum es impasible y Eddie Redmayne da mucha grima logrando que su malo malísimo no tenga demasiada personalidad (y el doblaje no ayuda). Aunque para poca personalidad la de quien hace de su hermano, Douglas Booth.

Pero hay que alabar varias cosas también de “El Destino de Júpiter”. Aunque parezca un batiburrillo de muchas cosas, el filme para mí hay que tomárselo como una especie de cuento olvidándose de cualquier clase de prejuicios y dejándose llevar por una historia que con sus defectos, en ningún momento me llegó a aburrir.

El diseño de producción es realmente bueno con un espectro de personajes bien logrado y los efectos especiales están bastante bien no resultando cansinos en ningún momento, que es algo que yo agradezco porque no soy muy amiga de los mismos.

Fotograma de El Destino de Júpìter

Hay buenas escenas de persecución en “El Destino de Júpiter” y aunque muchas veces el espectador se puede echarlas manos a la cabeza con determinadas escenas o frases, como decía, lo cierto es que con esta película, y otras del estilo, es mejor no plantearse demasiado y disfrutar sin más de lo que nos ofrecen.

Admito que mis expectativas no eran buenas, me conformaba con no aburrirme viéndola y en eso y otras cosas quedé más que satisfecha con “El Destino de Júpiter”. Si tenéis curiosidad por verla, dejaros llevar olvidándoos de los prejuicios. Con ellos es más que probable que si sois fans de la ciencia ficción no os parezca un filme pasable.