Big: un encantador clásico ochentero

Poster de Big

Título original: Big.
País: Estados Unidos.
Año: 1988.
Director: Penny Marshall.
Guión: Gary Ross, Anne Spielberg.
Reparto: Tom Hanks, Elizabeth Perkins, Jared Rushton, Robert Loggia, John Heard, Mercedes Ruehl, David Moscow, Josh Clark, John Lovitz.
Duración: 104 minutos.

Josh askin (David Moscow de pequeño, Tom Hanks de mayor) va a una feria en Nuega Jersey con sus padres y cuando pretende montarse en una atracción le dicen que no tiene la altura necesaria justo delante de la chica que le gusta. Decepcionado, encuentra una máquina de Zoltar, una especie de he hechicero capaz de conceder deseos, según las instrucciones, y el de Josh no es otro que el de ser mayor.

David Moscow en Big

A la mañana siguiente su madre (Mercedes Ruehl) le llama para desayunar, Josh va al baño a lavarse la cara y en vez de ser él con trece años, como cuando se acostó, ve que el deseo de Zoltar, y eso que estaba desenchufada la máquina, ha hecho que tenga unos treinta. Su madre no le cree cuando le intenta contar la historia, por lo que solo tendrá la ayuda de su mejor amigo, Billy (Jared Rushton), que le acompañará a Nueva York para que se quede allí hasta que encuentren la máquina de Zoltar y pueda volver a su estado normal.

Tom Hanks y Jared Rushton en Big

Josh buscará trabajo y acabará en la empresa de juguetes MacMillan  dirigida por el señor MacMillan (Robert Loggia), como no, quien le dará un buen puesto dado su buen criterio para analizar juguetes; se convertirá en archienemigo de Paul (John Heard) y se enamorará de Susan (Elizabeth Perkins) a quien conquistará enseguida y sin darse cuenta.

Pero dado por secuestrado, Josh acabará queriendo regresar a casa pero ¿encontrará a Zoltar? ¿Se le volverá a conceder su deseo?

Tom Hanks y Elizabeth Perkins en Big

“Big” es todo un clásico por derecho propio de la década de los ochenta. Una película original, entretenida y encantadora en la que todo son buenos propósitos. Una historia perfectamente narrada que no necesitó ningún añadido más y que mostró la cara cómica de Tom Hanks, quien lleva todo el peso del metraje. Bien los secundarios, en especial Elizabeth Perkins, con un personaje bastante dual ya que empieza pareciendo de una manera para ser completamente diferente a lo que nos dan a entender.

La película de Penny Marshall ha pasado a la historia del cine por varias razones, al menos seguro, creo, que los de la generación de los ochenta que la disfrutamos en su momento le tenemos cariño, pero principalmente porque si una escena se recuerda, y se recordará siempre, es la del piano gigante en la fantástica juguetería FAO Schwarz de Nueva York.

Robert Loggia y Tom Hanks en Big

El tiempo ha pasado muy bien por ella y todas las veces que la he visto me ha pasado lo mismo, la he disfrutado pero su final, aunque no se podría esperar otra cosa, acaba resultando agridulce.

Ya no se hace cine familiar como el de antes y “Big”, dentro de ese género, era del bueno.