Good Bye Lenin! Borrando el presente

Poster de Good Bye Lenin!

Título original: Good Bye Lenin!.
País: Alemania.
Año: 2003.
Director: Wolfgang Becker.
Guión: Bernd Lichtenberg, Wolfgang Becker.
Reparto: Daniel Brühl, Katrin Sass, Maria Simon, Chulpan Khamatova, Alexander Beyer, Florian Lukas, Christine Schorn, Burghart Klaussner.
Duración: 121 minutos.

La madre (Katrin Sass) de Alex (Daniel Brühl), una fiel del partido socialista en la República Democrática de Alemania, se desploma en la calle quedando en coma en 1989. Tanto Alex como su hermana Ariane (Maria Simon) la visitan en el hospital donde el chico se enamora de la enfermera rusa Lara (Chulpan Khamatova).

Daniel Bruhl y Katrin Sass en Good Bye Lenin!

Los médicos no les dan esperanzas pero la mujer despierta. Su doctor avisa a sus hijos de que cualquier sobresalto puede ser fatal para ella, así que siendo 1990 con el Muro de Berlín caído y el capitalismo asentándose a pasos agigantados en la parte de Berlín de la RDA, Alex decide que es mejor no contarle a su madre nada sobre lo acontecido en su país y que piense que todo sigue como antes.

No le será fácil, ni a él si a su hermana ni al novio de esta, pero con ayuda de conocidos de su madre, la idea de Alex parece resultar muy buena. Pero la salud de su madre es muy frágil y cualquier fallo podría acabar con ella.

En “Good Bye Lenin!” un hijo trata de borrar el presente para proteger a su madre, lo que convierte el argumento del filme en una bonita historia de alguien a quien su madre se lo ha dado todo y se lo quiere devolver con creces manteniéndola al margen de todo cambio. Pero la película también nos lleva al tiempo en el que se desarrolla para que seamos testigos de cómo estaban las cosas, más o menos, antes de la caída del Muro y en lo que se fueron convirtiendo poco a poco después.

Fotograma de Good Bye Lenin!

Es muy inteligente el guión de “Good Bye Lenin!” y no solamente por la forma de mostrarnos los cambios sino también por lo que el protagonista tiene que hacer para obviarlos totalmente. También por contar una historia dramática haciendo en muchas ocasiones uso de un humor necesario.

Muy buen trabajo de Daniel Brühl como protagonista de este filme bastante coral en realidad, y en especial también de Katrin Saas como esa madre de fuertes convicciones.

Recomendable.