Barton Fink: Un escritor bloqueado en Hollywood

Poster de Barton Fink

Título original: Barton Fink.
País: Estados Unidos, Reino Unido.
Año: 1991.
Director: Joel Coen.
Guión: Joel Coen, Ethan Coen.
Reparto: John Turturro, John Goodman, Judy Davis, John Mahoney, Michael Lerner, Tony Shalhoub, Jon Polito, Steve Buscemi, Richard Portnow, Christopher Murney.
Duración: 118 minutos.

Barton Fink (John Turturro) es un dramaturgo de éxito en Nueva York. Le aconsejan que vaya a Hollywood a escribir películas y el jefe del estudio en el que acaba, Jack Lipnick (Michael Lerner) le encarga una película de serie B sobre lucha libre.

John Turturro y John Goodman en Barton Fink

Barton acaba alojado en un hotel de mala muerte de pasillos extralargos. Lleva poco equipaje y su máquina de escribir Underwood, pero enseguida le entra el síndrome de la página en blanco y más teniendo en cuenta que no tiene ni idea sobre lucha libre, él escribe sobre personas normales y corrientes. En lo que a la lucha libre respecta, su vecino de la habitación de al lado, u grandullón llamado Charlie Meadows (John Goodman), le dará una lección rápida.

Siguiendo el consejo de un productor del estudio, Ben Geisler (Tony Shalhoub), pedirá consejo a un escritor, a uno de sus ídolos que se encuentra como que no quiere la cosa, el exitoso W. P. Mayhew (John Mahoney) que, a diferencia de la secretaria/novia de este, Audrey Taylor (Judy Davis), no le servirá de mucha ayuda. El escritor se dará cuenta casi de inmediato que las cosas en Hollywood se salen mucho de madre y que la gente es muy hipócrita.

Los hermanos Coen escribieron y dirigieron, aunque en los créditos de dirección solamente aparezca el nombre de Joel, “Barton Fink” en 1991 un filme que tiene un tono crítico sobre el mundillo hollywoodiense mostrando varios elementos como la mentira, la importancia del dinero por encima de la calidad de las películas o la hipocresía de personas que se creen mejores que los demás.

Michael Lerner y John Turturro en Barton Fink

Fue nominada a tres premios Oscar además de lograr galardones y otras nominaciones en festivales y entregas de premios,  y también fue aclamada por la crítica pero, qué queréis que os diga, es una película que no he disfrutado. Para mí, lo mejor, es la gran interpretación de John Turturro que lleva todo el peso del metraje pero con cuyo personaje es muy difícil empatizar, así como la de John Goodman que siempre deja huella con sus personajes. Por lo demás, no me parece destacable.

Tal vez haya que leer a fondo entre líneas, tal vez los Coen nos quisieran contar simplemente la bajada al infierno del bueno del personaje protagonista, que no suda solamente porque haga calor en Los Ángeles, sino porque tal vez se de cuenta de que no sabe escribir nada más allá de lo que siempre escribe.

Personalmente, no la volvería a ver.