Cockneys vs. Zombies: Muertos vivientes en el East End londinense

Poster de Cockneys vs. Zombies

Título original: Cockneys vs. Zombies.
País: Reino Unido.
Año: 2012.
Director: Matthias Hoene.
Guión: James Moran, Lucas Roche.
Reparto: Rasmus Hardiker, Harry Treadaway, Michelle Ryan, Jack Doolan, Ashley Thomas, Georgia King, Tony Gardner, Alan Ford, Honor Blackman, Tony Selby, Georgina Hale, Richard Briers.
Duración: 88 minutos.

Andy (Harry Treadaway) y Terry (Rasmus Hardiker) McGuire son dos hermanos que viven en el este de Londres, el llamado East End. Allí han vivido durante toda su vida, igual que su abuelo Ray (Alan Ford) que vive en una residencia donde ha hecho muchos amigos pero que una constructora piensa derribar para levantar pisos de lujo. Andy y Terry no piensan dejar que eso pase, porque su abuelo les crió cuando la policía cogió a sus malechores padres, y elaboran un plan.

Fotograma de Cockneys vs. Zombies

Necesitan dinero y para ello reclutan a su prima Katy (Michelle Ryan), a su amigo Davey (Jack Doolan) y al matón del barrio, Mental Mickey (Ashley Thomas), quien tiene fama de loco desde que le implantaron una placa de metal en el cerebro tras volver de la Guerra de Irak. Es un plan sencillo: entran, cogen el dinero y se marchan, sin utilizar armas de fuego ni llevarse ningún rehén. Pero el plan falla, no solo por la torpez de lo ideadores y la locura del matón que se lía a tiros con la policía, es que cuando tratan de huir, uno zombis deambulan por la zona. Zombis aparecidos, casualmente, de una construcción de la empresa que quiere derribar la residencia.

El grupo y dos personas que sin comerlo ni beberlo se verán involucradas en el meollo, acabará viéndoselas con los zombis que andar, andarán lento, pero multiplicarse lo hacen rápidamente. Acabarán tratando de ayudar a Ray y a los demás residentes de la residencia que los zombis, como todo el East End, también acecharán.

Richard Briers en una escena de Cockneys vs. Zombies

“Cockneys vs. Zombies” (“Invasión Zombie” en castellano) es una comedia de ciencia ficción que resulta entretenida de principio a fin por esos diálogos y situaciones divertidas que tiene. Ni inventa ni innova pero da justamente lo que se espera de ella, cerca de una hora y media de entretenimiento mezclando ambos géneros mencionados así como acción a tope y una ración de gore que en ningún momento resulta demasiado.

El largometraje con su título y las frases de un personaje, además, hace un homenaje al dialecto cockney hablado en la zona de Londres en la que está situada la película. Y, hay que mencionar la buena cabecera de lo títulos de crédito, que tiene estética de comic, y la genial banda sonora.

Parte del reparto de Cockneys vs. Zombies

Muy entretenida.