Austin y Aaron Keeling, directores de The House on Pine Street: “Queríamos hacer una historia más realista”

Aaron y Austin keeling junto a Natalie Jones en FANT 2015

Aaron y Austin keeling junto a Natalie Jones (izquierda) en la presentación a los medios de The House on Pine Street

El vigésimo primer Festival de Cine Fantástico de BilbaoFANT, fue inaugurado con el estreno europeo de la película “The House on Pine Street”, rodada y coescrita por los hermanos estadounidenses Austin y Aaron Keeling.

Los realizadores contaron en la presentación ante los medios de comunicación, algunos de los cuales visionamos la película previamente, que “The House on Pine Street” se rodó durante diecinueve días y que en la casa que aparece durante casi todo el metraje convivió el equipo durante todo ese tiempo. Sobre la casa, precisamente, los directores contaron que al empezar a escribir el guión fue difícil visualizar la vivienda. “Natalie Jones (la otra guionista) puso un anuncio y les cedieron la casa que estaba en subasta”, explicaron. La casa data de 1840 y como solo había un baño con bañera tuvieron que construir una ducha para que entre diez y doce personas la compartieran.”Al cuarto día la ducha se rompió, se inundó el piso de abajo y la instalación eléctrica se estropeó”, añadieron.

El guión se escribió en ocho meses y hasta que los tres estuvieron de acuerdo en su contenido escena por escena, no fue realidad. La inspiración fue la propia vivienda en la que los hermanos Keeling vivieron de pequeños y que creían encantada. “No nos pasó nada de lo que se ve en la película, pero las casas encantadas nos dan miedo”, explicaron. Sobre la historia, admitieron estar inspirados por “La Semilla del Diablo” (Rosemary’s Baby) de Roman Polanski y también dijeron que su idea con “The House on Pine Street” era hacer algo” más realista y diferente porque estamos hartos de que las películas de este tipo den todas las respuestas”.

Aaron y Austin Keeling en Fant 2015

Los hermanos Aaron y Austin Keeling durante la rueda de prensa

De hecho, el final de la película, en su opinión, está abierto a interpretación, una interpretación que para mí no hay, y sobre ella les pregunté pero insistieron en que su idea original es lo que se ve al final del filme y que su deseo era “jugar con la imaginación del público”.

Sobre la inclusión de las gemelas que aparecen en el largometraje narraron que se basan en unas gemelas verdaderas cuya historia les contó su abuela. De hecho, Austin y Aaron Keeling son gemelos y creen que muchas veces la gente piensa que es interesante y/o extraño. “No incluimos a las gemelas para que dieran miedo, como suele pasar, sino para que la protagonista las asustara”.

Acerca del reparto, los hermanos Keeling nos explicaron que los actores eran del medio oeste pero que la protagonista, Emily Goss, fue compañera suya en la Escuela de Artes Cinematográficas de Los Ángeles y que cuando convocaron la audición, ella se presentó.

Los hermanos también tuvieron unas palabras de agradecimiento y satisfacción por poder presentar su película en Bilbao y por poder visitar la ciudad por primera vez.