Philomena: Una historia real sobre niños robados en Irlanda

Poster de Philomena

Título original: Philomena.
País: Reino Unido, Estados Unidos, Francia.
Año: 2013.
Director: Stephen Frears.
Guión: Steve Coogan, Jeff Pope.
Reparto: Judi Dench, Steve Coogan, Anna Maxwell Martin, Sophie Kennedy Clark, Barbara Jefford, Ruth McCabe, Michelle Fairley, Wunmi Mosaku, Mare Winningham, Amy McAllister.
Duración: 98 minutos.

El periodista Martin Sixsmith (Steve Coogan) es despedido y, como experto en historia que es, se plantea escribir una novela. Su plan cambia cuando conoce a una mujer de la tercera edad llamada Philomena Lee (Judi Dench) por medio de su hija Jane (Anna Maxwell Martin), quien le aborda en una fiesta para que cuente la historia de su madre quien siendo adolescente en Irlanda se quedó embarazada y las monjas de la abadía en la que residía dieron a su bebé en adopción sin tan siquiera comunicárselo.

Fotograma de Philomena

Aunque las historias de interés social no son lo suyo, Martin acaba accediendo y junto a Philomena emprende la búsqueda de su hijo desaparecido, ese al que lleva cincuenta años buscando y del que cada año, en secreto, celebra su cumpleaños. Philomena sabe que la búsqueda no tiene que ser un camino de rosas pero está dispuesta a aceptar lo que venga con tal de que su hijo sepa que ella no la abandonó. Perola mujer es capaz de perdonar por su religión lo que Martin es incapaz y por amigos que se hagan, sus creencias y forma de ser chocarán.

Basada en la novela del verdadero Martin Sixsmith “The Lost Child of Philomena Lee” (El Hijo Perdido de Philomena Lee), “Philomena” es una historia real sobre un niño robado y la mujer empeñada en saber qué fue de su primogénito del que no dejaron despedirse, pero también sobre niños robados en general porque aunque solamente veamos un caso, se critica las formas de las monjas de la abadía en cuestión, y por ende a toda la comunidad religiosa que hacía esas prácticas en irlanda o donde fuera.

Judi Dench y Steve Coogan en Philomena

Judi Dench está muy bien en su papel, así como Steve Coogan, y ambos demuestran tener una buena química y logran lo que el guión tiene, el equilibrio entre la seriedad y el humor que en ocasiones viene dado por frases lanzadas por ambos. Ahí radica una de las mejores cosas del filme, que en ningún momento pretende caer en la lágrima fácil a pesar de la dureza de su historia.

Por lo demás, sus nominaciones a Mejor Película en premios como los Oscar, BAFTA o Globos de Oro me parecen excesivas (los Weinstein andaban detrás, claro). “Philomena” es una película sencilla, que no se anda por las ramas en contar lo que quiere y que no dulcifica nada a excepción de esas inclusiones de humor. Se deja ver sin más, no siendo una gran película. ¿Recomendable? Para ver una vez y disfrutar de las interpretaciones.