El Mundo Perdido: Floja continuación de Parque Jurásico

Poster de El Mundo Perdido

Título original: The Lost World: Jurassic Park.
País: Estados Unidos.
Año: 1997.
Director: Steven Spielberg.
Guión: David Koepp.
Reparto: Jeff Goldblum, Julianne Moore, Vince Vaughn, Pete Postlethwaite, Arliss Howard, Vanessa Lee Chester, Richard Schiff, Peter Stormare, Richard Attenborough, Joseph Mazzello, Ariana Richards.
Duración: 129 minutos.

Cuatro años después de sobrevivir al Parque Jurásico de John Hammond (Richard Attenborough), el doctor Ian Malcom (Jeff Goldblum) es citado por el millonario para que se una a unos expertos para ir al sitio B de su proyecto, la Isla Sorna donde los dinosaurios eran criados en libertad antes de ser llevados al parque principal.

Ian se niega en redondo hasta que descubre que su novia, Sarah Harding (Julianne Moore) lleva una semana en la isla. Allí se dirige junto a Nick Van Owen (Vince Vaughn) y Eddie Carr (Richard Schiff) sin saber que su hija Kelly (Vanessa Lee Chester) se ha colado en su transporte.

Reparto de El Mundo Perdido

El sobrino de Hammond, Peter Ludlow (Arliss Howard), ha tomado el control de InGen, la compañía de su tío y también va a la Isla Sorna con un equipo de mercenarios, por llamarlos de alguna manera, entre os que se encuentra Roland Tembol (Pete Postlethwaite), quien quiere cazar un tiranosaurio macho vivo para llevarlo a Estados Unidos.

Con los dinosaurios campando a sus anchas por el lugar, los problemas no tardan en surgir y los protagonistas deberán evitar caer en las garras de los dinosaurios, aunque algunos, claro está, no viven para contarlo.

Los aires de grandeza de Ludlow pasarán factura cuando un T-Rex acabe en San Diego sembrando el caos y el terror por donde quiera que pase. Mientras Malcom y Harding tendrán que tratar de arreglar el jaleo.

Julianne Moore y Jeff Goldblum en El Mundo Perdido

Tras el exitazo de “Parque Jurásico” en 1993, “El Mundo Perdido” llegó cuatro años más tarde basándose también en una novela de Michael Crichton. Con Spielberg a los mandos y David Koepp como guionista, la continuación de la saga es una película bastante floja en lo que a argumento se refiere que se atrevió a poner a uno de los secundarios de la primera película al frente de la historia cambiando, por completo diría yo, incluso la personalidad del doctor Ian Malcom, no quedando nada del jeta ligoncete y escéptico de la primera entrega.

La Isla Nublar no sale, nos cuentan que la Isla Sorna es donde los dinosaurios se criaban antes de ser enviados al parque principal, algo sin sentido teniendo en cuenta que los dinosaurios nacían en el laboratorio de Parque Jurásico como deja muy claro el largometraje. Poco sentido tiene, asimismo, que John Hammond siga ilusionado con su proyecto teniendo en cuenta lo sucedido. Su presencia, de todas formas, es testimonial haciendo una conexión con la primera película, lo que hace también el breve cameo de Joseph Mazello y Ariana Richards retomando los papeles de Tim y Lex, los nietos de Hammond.

Pete Postlethwaite en El Mundo Perdido

Pero, ¿por qué llevarse un dinosaurio, además uno tan grande como el T-Rex, a San Diego? Poderoso caballero es don dinero, dinero que gastaron en hacer esta película con escena a lo Godzilla incluida porque no se puede ver lo que sucede en tierra firme de otra manera. Ahora ¿un dinosaurio bebiendo agua clorada?

El guión hace aguas y los efectos, para mí, también. en vez de evolucionar con respecto a “Parque Jurásico”, involucionaron notándose muy mucho el uso de los cromas. Alguna escena de la película consigue crear algo de tensión pero no son más que tres protagonizadas, como no,por tiranosaurios y velocirraptores.

T-Rex de El Mundo Perdido

Creo que he visto este filme cuatro veces y nunca me ha convencido. Flojo y tirando a malo.