¡Por Fin Solos!: En busca del perro perdido

Poster de Por Fin Solos

Título original: Darling Companion.
País: Estados Unidos.
Año: 2012.
Director: Lawrence Kasdan.
Guión: Lawrence Kasdan, Meg Kasdan.
Reparto: Diane Keaton, Kevin Kline, Dianne Wiest, Richard Jenkins, Mark Duplass, Ayelet Zurer, Sam Shepard, Elisabeth Moss, Jay Ali.
Duración: 103 minutos.

Cuando van conduciendo por la autopista, Beth (Diane Keaton) ve un perro en la nieve y hace a su hija Grace (Elisabeth Moss) pararse. Consiguen coger al animal y lo llevan a un veterinario, el futuro marido de Grace. El perro, Runway, se convertirá en la fiel compañía de Beth hasta que se le escape a su marido, Joseph (Kevin Kline) en las montañas, donde han ido para celebrar la boda de su hija.

Diane Keaton y Elisabeth Moss en ¡Por Fin Solos!

La relación de Beth y Joseph se dañará más de lo que estaba, aunque no lo pareciera, porque ella empieza a echarle en cara varias cosas. No solo ellos tratarán de encontrar al perro, sino que otros miembros de la familia intervendrán como Penny (Dianne Wiest), hermana de Joseph, su hijo Bryan (Mark Duplass) y el novio de ella, Russell (Richard Jenkins); así como Carmen (Ayelet Zurer), quien cuida la casa de la montaña para la familia.

Las rencillas entre Beth y Joseph seguirán mientras la búsqueda dura, pero todos aprenderán a apreciar a Russell a pesar de que de buenas a primeras creen que quiere aprovecharse de Penny, y algo podría surgir entre Bryan y Carmen.

Buen reparto tiene “¡Por Fin Solos!” así como una buena fotografía que se luce gracias a lo bonitos que son los paisajes en los que se rodó el filme, pero poco más que mucha palabrería y una serie de personas detrás de un perro durante más de hora y media.

Fotograma de ¡Por Fin Solos!

La pérdida del animal sirve, como ya he mencionado, para determinadas cosas pero no deja de resultar bastante tedioso que los personajes entren en una repetitiva espiral de acciones durante el metraje. Se agradecen al menos los breves toques humorísticos incluidos en el guión.

Ciertamente, “¡Por Fin Solos! es una película bastante olvidable, de un director que lleva años en horas bajas, que se hace larga y pesada por momentos. Pasable totalmente. Por cierto, el título en castellano es de lo más desafortunado.