Too Much Johnson: La obra perdida de Orson Welles

Poster de Too Much Johnson

Título original: Too Much Johnson.
País: Estados Unidos.
Año: 1938.
Director: Orson Welles.
Guión: Orson Welles.
Reparto: Joseph Cotten, Edgar Barrier, Virginia Nicolson, Arlene Francis, Mary Wickes, Eustace Wyatt.
Duración: 65 minutos.

Cuando el novio de su amante llega a casa, un hombre tiene que huir para no ser capturado aunque una foto le delata, a pesar de que solo sea un trozo de la frente y del pelo ya que el resto la mujer logra esconderlo. Desde ese momento, una persecución implacable da lugar a pesar de que el novio pise los talones del amante, una persecución que les lleva por un mercado, por los tejados del lugar, por las escaleras de emergencia tan típicas de Nueva York o incluso por el puerto para acabar en una isla.

Fotograma de Too Much Johnson

Humor no le falta a la obra perdida de Orson Welles, su primera película en realidad, basada en una obra de William Gillette que ya fue llevada a la gran pantalla en 1919. “Too Much Johnson” es una comedia muda en la que no hay ningún tipo de cartel con diálogo pero en la que la historia se sigue fácilmente porque no hace falta que los personajes digan nada. El buen hacer cómico de Joseph Cotten queda reflejado ya que él es quien hace el papel del amante que huye durante todo el metraje.

Pero para buen hacer el de Orson Welles cuya visión cinematográfica era fantástica, que consigue hacer unos planos brillantes prácticamente todo el rato, especialmente en esa hilarante escena del laberinto de cestas en el mercado donde novio y amante, amante y novio, pasan por al lado el uno del otro constantemente.

Too Much Johnson

“Too Much Johnson” no fue estrenada y durante muchísimos años se pensó que estaba perdida. Pero apareció en un almacén italiano en 208 y se restauró estrenándose por primera vez ante el público en 2014, en el Festival de Cine Mudo de Pordenone, en Italia.

La película no está demasiado bien editada porque hay planos que se repiten, y el final es bastante apresurado pero como curiosidad, está muy bien para ver, además que como comedia funciona muy bien.