Los Minions, o cómo encontrar un buen villano a quien seguir

Poster de Los Minions

Título original: Minions.
País: Estados Unidos.
Año: 2015.
Director: Kyle Balda, Pierre Coffin.
Guión: Brian Lynch.
Reparto: Pierre Coffin, Sandra Bullock, Jon Hamm, Steve Carell, Allison Janney, Michael Douglas, Steve Coogan, Jennifer Saunders, Geoffrey Rush.
Duración: 91 minutos.

Durante siglos, siglos y más siglos desde su creación, los Minions buscaron al villano más malvado de todos para servirle. Daba igual si se trataba de un Tiranosaurio, un faraón egipcio, Drácula o el mismísimo Napoleón. Pero llegó un momento en el que los Minions no encontraron ningún jefazo y aunque trataron de levantar su propia civilización, llegó un momento en el que la vida era insostenible.

Bob, Kevin y Stuart en Los Minions

Kevin, el más espabilado de todos los Minions, decidió salir de la cueva en la que estaban para encontrar un malvado por el mundo. Con él se aventuraron Bob y Stuart y así de la noche a la mañana, estos tres Minions se plantaron en la isla Manhattan en pleno 1968. De pura casualidad se enteran de una convención de villanos en Orlando donde estará la villana más villana de todos los villanos, Scarlett Overkill, y allí acaban convertidos en sus esbirros.

De Orlando viajarán a Londres donde Scarlett les pedirá que roen la corona de la reina de Inglaterra porque desde que tenía cinco años ese había sido su sueño. Pero la operación de los Minions se complica y al final tendrán que hacer frente a Overkill y a sus aires de grandeza y poder.

Después de que los Minions triunfaran como personajes secundarios robaescenas en las dos primeras películas, hasta la fecha, de “Gru, mi Villano Favorito” (Despicable Me), estos adorables muñequitos protagonizan su propio largometraje, “Los Minions”, que empieza por todo lo alto con una colección de gags en los que la historia de la humanidad está muy presente, y que no pierde ese humor ni una pizca durante la hora y media que dura.

Scarlett y Herb en Los Minions

La historia resulta entretenida a pesar de que tampoco invente nada y tiene infinidad de guiños a la cultura popular dirigidos al público adulto, y cuenta con numerosos detalles realmente geniales. La animación está muy bien realizada y da gusto ver ciudades como Nueva York o Londres tan bien conseguidas, pero hay que destacar la banda sonora con temas desde The Rolling Stones a The Kinks pasando por The Doors o incluso todo un homenaje al tema “Hair” del musical del mismo título.

Mencionar, asimismo, el gran trabajo de Pierre Coffin que dobla a los Minions en su idioma, un idioma en el que se pueden entender un puñado de palabras.

Fotograma de Los Minions

Entretenida y recomendable. Por cierto, los créditos hay que verlos hasta el final.