Adiós a Wes Craven, uno de los maestros del terror

Wes Craven

Ayer murió a los 76 años en su casa de California el director y guionista Wes Craven, uno de los maestros del cine del terror, porque lo era. Se ganó ese título cuando en 1984 presentó al mundo esa genial película llamada “Pesadilla en Elm Street” (A Nightmare on Elm Street) introduciendo al personaje de Freddy Krueger o a la heroína de la historia, Nancy Thompson. Wes Craven tenía una clara idea para hacer una trilogía, pero problemas con el estudio hizo que la historia tuviera diversas secuelas en las que él no estuvo implicado, excepto por partes del guión en la tercera entrega y por esa peculiaridad llamada “La Nueva Pesadilla de Wes Craven” (New Nightmare) en 1994, que dirigió y guionizó.

No creó “Scream”, otra saga por la que siempre se le recordará, pero sí puso magistralmente en escena lo escrito por Kevin Williamson. Esos primeros minutos iniciales de “Scream” tal vez se puedan considerar como el mejor cortometraje de la historia, al menos en el género del terror. Su último, crédito, de hecho es “Scream 4”, dirigida en 2011, la peor de la saga en mi opinión, aunque el primer visionado me entusiasmó más que el segundo.

Pero Craven hizo más, tanto para la pantalla grande como para la pequeña. En cine firmó “Las Colinas Tienen Ojos” (The Hills Have Eyes) y su secuela, en 1977 y 1984, respectivamente; también “La Cosa del Pantano” (The Swamp Thing), o el segmento “Pere-Lachaise” en “Paris, Je t’aime”, atípico para su filmografía pero no tanto como ese recomendable filme del año 1999 llamado “Música del Corazón” (Music of the Heart) en la que dirigió a Meryl Streep.

En televisión sus créditos incluyen “Nightmare Cafe” o TV Movies como “Visiones Nocturnas” (Night Visions) o “Mas Allá de los Límites de la Realidad” (The Twilight Zone).

Descanse en paz.