La Carta: ¿Defensa propia o crimen a sangre fría?

Poster de La Carta

Título original: The Letter.
País: Alemania, Estados Unidos.
Año: 1940.
Director: William Wyler.
Guión: Howard Koch.
Reparto: Bette Davis, James Stephenson, Herbert Marshall, Frieda Inescort, Victor Seng Yung, Bruce Lester, Gale Sondergaard.
Duración: 95 minutos.

Leslie Crosbie (Bette Davis) vacía su cargador en el cuerpo de un hombre, Geoff Hammond, un antiguo amigo suyo y de su marido Robert (Herbert Marshall) que acudió a la plantación de Singapur en la que el matrimonio reside y que, en versión de ella, se sobrepasó tratando de atacarla sexualmente.

Bette Davis en La Carta

Robert y el investigador que acude al domicilio de los Crosbie admiran la entereza de Leslie, pero parece que el abogado Howard Joyce (James Stephenson) tiene alguna duda, sobre todo al ver el cadáver de Hammond. Leslie acaba en prisión porque todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario pero su acusación es muy grave, y queda a la espera de juicio.

Mientras Joyce tiene que preparar la defensa aunque le surgirá una complicación, una carta supuestamente escrita por Leslie que un amigo de su ayudante Ong (Victor Seng Yung) dice tener, una carta que está en posesión de la misteriosa viuda de Hammond (Gale Sondergaard).

¿Inocente por actuar en defensa propia o culpable por acabar a sangre fría con la vida de un hombre? Eso es lo que el juicio deberá demostrar mientras la menos afectada por todo parece la propia tiradora.

Fotograma de La Carta

“La Carta” es un filme basado en la obra de W. Somerset Maugham del mismo título y es que el filme respira teatralidad por todos los costados, sobre todo en su puesta en escena, con personajes que no dudan en dar la espalda a la cámara o apenas cuatro escenarios diferentes en los que se desarrolla la trama. Se la puede calificar de película de intriga aunque esta, a mi parecer, sea de medio pelo porque la premisa es muy básica y bastante previsible, diría yo.

La califico de floja pero es innegable que está bien hecha y que tiene una utilización de las sombras bastante interesante. Bette Davis está fantástica, pero siempre lo estaba y me ha gustado mucho la actuación de James Stephenson. “La Carta” tiene algunas escenas bastante vistosas, sobre todo la secuencia inicial y la última escena.

Se deja ver.