Dos Hombres y un Destino, un atípico e hilarante western

Poster de Dos Hombres y un Destino

Título original: Butch Cassidy and the Sundance Kid.
País: Estados Unidos.
Año: 1969.
Director: George Roy Hill.
Guión: William Goldman.
Reparto: Paul Newman, Robert Redford, Katharine Ross, Strother Martin, George Furth, Timothy Scott, Charles Dierkop, Jody Gilbert, Cloris Leachman.
Duración: 110 minutos.

Butch Cassidy (Paul Newman) y The Sundance Kid (Robert Redford) son dos famosos cuatreros que pertenecen a la Banda del Desfiladero liderada por el primero. Viven en el Oeste del siglo XIX, que ya no es tan salvaje como solía ser, y se dedican a robar bancos. Pero estos ya no son lo que eran ya que sus sistemas de seguridad son más modernos, y es que los tiempos están cambiando, solo hace falta ver la bicicleta con la que se hace Butch.

Paul Newman y Robert Redford en Dos Hombres y un Destino

Como lo de robar bancos está complicado, acaban asaltando trenes. El primer golpe sale bien, pero con el segundo, Butch y Sundance acaban siendo perseguidos por u implacable grupo de hombres a los que el resto de la banda les da igual, ya que solo les quieren a ellos.

Dispuestos a poner pies en Polvorosa, los dos hombres junto con su buena amiga, y novia de Sundance, Etta (Katharine Ross), marchan a Bolivia, destino propuesto por Cassidy y allí vuelven a sus andadas originales por lo que se granjearán más enemigos por el camino.

“Dos Hombres y un Destino” es un western atípico que en clave de comedia nos narra las andanzas de sus protagonistas tras avisarnos en los créditos iniciales de que casi todo lo que en ella se ve fue real. Atípico, digo, porque no abusa de ninguno de los elementos que suele haber en la mayoría de películas del género aunque sí lo hace mostrándonos el paisaje, haciendo largas escenas en los que los protagonistas cabalgan bien para llegar a algún lugar o para huir de sus perseguidores, convirtiéndose en un protagonista más y haciendo que la fotografía sobresalga junto con otros elementos. por esto la podríamos denominar road movie y todo.

Katharine Ross y Paul Newman en Dos Hombres y un Destino

Y llamo a la película comedia, y es que más quisieran muchos filmes que pretenden hacer reir ser tan hilarantes como lo es este, y es que los protagonistas tienen conversaciones divertidísimas y viven situaciones que no lo son menos. Por lo tanto, el guión es de los buenos y no tiene desperdicio alguno, pero es que el largometraje está muy bien hecho, tanto que se permite incluir una especie de videoclip en la primera parte de la película con una bici, Paul Newman, Katharine Ross y la canción “Raindrops Keep Fallin’ on my Head” como protagonistas, y llevándonos a la segunda parte del metraje con una elipsis de pegadiza música mostrándonos cómo los tres personajes principales se lo pasan en Nueva York antes de llegar a otro mundo, Bolivia, porque el contraste es brutal.

Resumiendo, “Dos Hombres y un Destino” es una road movie del Oeste cómica y biográfica muy bien realizada, con una genial fotografía, una música que acompaña a la perfección y un guión lleno de momentos para reir. Todo ello la hacen muy recomendable, sin olvidarme del buen uso del color y del encanto con el que interpretaron sus personajes Paul Newman y Robert Redford. Muy disfrutable y, vista en pantalla grande en una sala abarrotada, la experiencia se magnifica.