Adiós a Maureen O’Hara, la pelirroja por excelencia del cine

Maureen O'Hara

Pocos actores de los años clásicos de Hollywood quedan, una de las últimas supervivientes era la irlandesa Maureen O’Hara que falleció en su casa de Boise, Idaho (Estados Unidos) ayer mismo cuando dormía. Tenía 95 años y yo me pregunto dónde hay que firmar para vivir tanto y morir de esa manera, por causas naturales, de muy mayor.

Maureen O’Hara nació en Ranelagh, Dublín (Irlanda) el 17 de agosto de 1920. Con catorce años empezó a estudiar canto y danza, y se le daba muy bien pero sus padres no querían que se dedicara a ello y su progenitora la obligó a estudiar secretariado. Maureen pudo quedarse en el Abbey Theatre de Dublín, el Teatro Nacional, como cantante de ópera al finalizar sus estudios, pero marchó a Londres para prepararse como actriz. Un casting de un proyecto que no vio la luz hizo que el actor Charles Laughton se fijara en ella y le ofreciera un contrato con su productora.

A pesar de que antes había hecho un par de musicales en Reino Unido, ambos en 1938, el primer gran papel de la actriz vino de la mano de Laughton en “Posada Jamaica” (Jamaica Inn) un año más tarde. Laughton la coprotagonizaba y Alfred Hitchcock la dirigía. Del mismo año es “Esmeralda, la Zíngara” (The Hunchback of Notre Dame), filme que narraba la historia del Jorobado de Notre Dame y que abrió las puertas de Hollywood a la actriz.

Se comenta que en 1939 O’Hara conoció a quien sería su compañero de aventuras en varias películas, la mayoría del Oeste, John Wayne cuando le acompañó del brazo a su casa dado lo alcoholizado que estaba El Duque. Ese fue el comienzo de una gran amistad que duró hasta la muerte de Wayne en 1979. De hecho el actor decía de su amiga que tenía muchos amigos y que prefería estar en compañía de hombres excepto por Maureen O’Hara, a la que describía como “grande, saludable, absolutamente maravillosa” y su tipo de mujer. La película inmortal de la pareja siempre será “El Hombre Tranquilo” (The Quiet Man) de John Ford, director con el que la actriz trabajo no solo en las películas en las que compartió cartel con Wayne, sino en otras como “¡Qué Verde era mi Valle!” (How Green Was My Valley).

Los personajes de damisela en apuros no le iban demasiado a Maureen O’Hara, por lo que se especializó en personajes de carácter ya fuera en westerns, filmes bélicos, películas costumbristas o de piratas. Cincuenta y seis películas deja a sus espaldas la actriz, algunos clásicos entre ellas, lista en la que es imposible obviar “Tú a Boston y yo a California” (The Parent Trap) del año 1961. En sus créditos se incluyen también alguna aparición en series, en edad más madura y TV Movies, como la que fuera su último trabajo, “El Último Baile” (The Last Dance) del año 2000.

Maureen O'Hara y su Oscar honorífico de 2014

El 8 de noviembre de 2014 a Maureen O’Hara le concedieron el Oscar honorífico en la gala de los Governors Awards en la que sería su última aparición pública, premio presentado por Clint Eastwood y Liam Neeson.

Descanse en paz.