Beauty Shop: Cuando los sueños pueden cumplirse

Poster de Beauty Shop

Título original: Beauty Shop.
País: Estados Unidos.
Año: 2005.
Director: Bille Woodruff.
Guión: Kate Lanier, Norman Vance Jr..
Reparto: Queen Latifah, Alicia Silverstone, Alfre Woodard, Djimon Hounsou, Paige Hurd, Keshia Knight Pulliam, Della Reese, Kevin Bacon, Laura Hayes, L’il JJ, Sherri Shepherd, Andie MacDowell, Mena Suvari, Sheryl Underwood, Jim Holmes.
Duración: 105 minutos.

Gina (Queen Latifah) trabaja en el reputado salón de belleza Jorge’s de Atlanta aunque su sueño es tener el suyo propio, algo que ha pospuesto porque su hija Vanessa (Paige Hurd) va a una cara escuela de artes para mejorar lo, ya de por sí, buena que es tocando el piano. Gina, viuda, vive con su suegra y su cuñada y en el salón, aunque ella es quien maneja más el cotarro, tiene que aguantar las tonterías de su jefe, Jorge (Kevin Bacon), hasta que un día dice basta.

Fotograma de Beauty Shop

Será entonces cuando la mujer decida que es hora de hacer su sueño realidad y, con el poco dinero que le dan en comparación con lo que pensaba obtener, así como con ayuda de su familia, compra un salón en el barrio conocido como El Gueto y se queda también con algunas de  las trabajadoras del anterior salón. Si Gina era la única que sufría prejuicios por su color de piel en Jorge’s, su amiga Lynn (Alicia Silverstone) sufre lo mismo cuando deja su trabajo en aquel salón para trabajar con Gina, aunque se irá ganando poco a poco tanto a compañeras como a clientas.

Gina’s ganará adeptos mientras su dueña se topa con algunos problemas municipales y familiares, así como inesperada ayuda porque al fin y al cabo, la familia no es solo la que tiene la misma sangre.

Queen Latifah y Alfre Woodard en Beauty Shop

“Beauty Shop” es una agradable comedia en la que casi todo es previsible pero no por ello pierde el encanto que tiene, que se sustenta en varios pilares siendo el primero de ellos el buen trabajo de Queen Latifah en uno de esos personajes simpáticos que le vienen como anillo al dedo. El guión no es la leche pero tiene buenos momentos humorísticos pero también algunas crìticas, ya sea a los prejuicios raciales, tanto de blancos a negros como viceversa, o a la imagen de la mujer, así como a los celos profesionales, que es lo que en este caso le salen al tal Jorge.

Lo cierto es que “Beauty Shop” momentos divertidos y consigue que el espectador se lo pase bien durante la hora y media pasada que dura. No es ninguna película a recordar para la posteridad pero cumple su objetivo como filme y entretiene. A veces, con eso, es suficiente.