Insurgente: La ñoña segunda entrega de la saga Divergente

Poster de Insurgente

Título original: Insurgent.
País: Estados Unidos.
Año: 2015.
Director: Robert Schwentke.
Guión: Brian Duffield, Akiva Goldsman, Mark Bomback.
Reparto: Shailene Woodley, Theo James, Kate Winslet, Milles Teller, Jai Courtney, Naomi Watts, Ansel Elgort, Zöe Kravitz, Maggie Q, Keiynan Lonsdale, Octavia Spencer, Ashley Judd, Daniel Dae Kim, Mekhi Phifer.
Duración: 119 minutos.

Tras huir, Tris (Shailene Woodley) vive escondida junto a su hermano Caleb (Ansel Elgort), su novio Cuatro (Theo James) y Peter (Milles Teller) en Cordialidad, un lugar en el que todo son sonrisas y buenos modos. Si el temperamento de Tris sale a flote,  Johanna (Octavia Spencer), la mandamás del lugar, se encarga de recordarles que puede echarles a los cuatro en algún momento, y en esas está cuando los soldados de Jeanine (Kate Winslet) aparecen para atrapar a los fugitivos.

Fotograma de Insurgente

Huyen claro, pero tras perder a sus padres Tris quiere ir a por quien ha provocado todo, la misma persona, Jeanine, que está buscando divergentes por todas las facciones para lograr abrir la caja que la madre de la propia Tris, Natalie (Ashley Judd), escondió en su casa.

Pero para derrotar a Jeanine, Tris y compañía deben encontrar a sus compañeros de Osadía y encontrar más aliados porque solos no pueden hacerlo y menos teniendo en cuenta las armas tecnológicas con las que la facción principal cuenta.

Cuando comienza “Insurgente” la protagonista se levanta de la cama y así de repente decide cortarse la melena. Esa tontería de acción, una vez vista la película, la veo como una especie de talón de Aquiles. El héroe mitológico tenía su punto débil en él, el punto débil de nuestra heroína es otro pero al cortarse el pelo queriendo dejar atrás muchas cosas, es como si su fuerza desapareciera dejando paso a la ñoñería porque esta película basada en la novela juvenil de Veronica Roth la rezuma por todos sus poros.

Naomi Watts y Maggie Q en Insurgente

En algo menos de dos horas no es que se cuente gran cosa, sí lo del experimento de Jeanine, quien, para mí su personaje ha perdido tanto como el de Tris de una película a otra, que acaba siendo muy previsible; y que los protagonistas siguen huyendo y siendo acechados, pero poco más. El resto de la historia está llena de sensiblería de relleno como el romance de Tris y Cuatro (¿soy a la única a la que le parece forzado?), los mommy issues (problemas parentales) de Cuatro y todas las veces que Tris recuerda que sus padres han muerto por su culpa, que son varias. ¿Qué pinta Caleb en todo esto? Personaje más imprescindible que ese, pocos.

Vaya que el guión de “Insurgente” deja mucho que desear en lo que nos cuenta. Lo mejor, desde luego, es el final no porque acabe el filme sino porque sí deja un cliffhanger interesante aunque vista esta segunda película y no habiéndola disfrutado, no sé yo si me animaré con el final de la saga.

Kate Winslet y Shailene Woodley en Insurgente

Recomendarla no puedo, y eso que “Divergente” me gustó, pero “Insurgente” no está a la altura.