Crazy, Stupid, Love: Una película del montón sobre el amor

Poster de Crazy, Stupid, Love

Título original: Crazy, Stupid, Love.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Director: Glenn Ficarra, John Requa.
Guión: Dan Fogelman.
Reparto: Steve Carell, Ryan Gosling, Julianne Moore, Emma Stone, Analeigh Tipton, Jonah Bobo, Kevin Bacon, John Carroll Lynch, Marisa Tomei, Liza Lapira, Josh Groban.
Duración: 118 minutos.

A Cal (Steve Carell) su mujer Emily (Julianne Moore) le pide el divorcio inesperadamente. Cal se va a ahogar sus penas en alcohol en un club y allí un joven ligón, Jacob (Ryan Gosling), empieza a hacer de su mentor para que Cal vuelva al mercado de citas. Lo primero será cambiar su apariencia y lo segundo su actitud. Así Cal empezará a tener ligues noche sí y noche también pero… no olvidará a Emily a pesar de que esta le haya engañado con uno de su trabajo, David (Kevin Bacon), y le haya traicionado. Pero parece que el matrimonio hacía aguas y solo ella se había dado cuenta.

Ryan Gosñing y Steve Carell en Crazy, Stupid, Love

En sus noches de club, Jacob se fija en todas y cada noche se acuesta con una chica diferente. Un día conoce a Hannah (Emma Stone) pero le da calabazas diciéndole que no le encuentra atractivo. Claro que sale con un chico y piensa que él le va a pedir matrimonio.

Mientras, el hijo pequeño de Cal y Emily, Robbie (Jonah Bobo), está enamorado de su niñera Jessica (Analeigh Tipton), que a su vez está enamorada en secreto de un hombre mayor que no es otro que Cal, que acaba siendo criticado por su mujer y por alguna de las chicas con las que se acuesta por su actitud, mientras él, claramente, solo quiere volver con su esposa.

Steve Carell y Julianne Moore en Crazy, Stupid, Love

Que lo mejor de “Crazy, Stupid Love” sea alegrarse la vista con Ryan Gosling no dice mucho en favor del largometraje. Comedia no es que sea, es más un drama con alguna pincelada de humor en la que el amor y el desamor, que al final van de la mano, son los protagonistaa. Tenemos a quien lo quiere recuperar, a quien no lo ha tenido y puede encontrarlo y a quien piensa, equivocadamente, que lo tiene. También está en primer amor y el amor secreto, así como otraqs cosas que no son amor ya que son físicas.

No está mal el reparto en sus papeles pero vaya que la película es fácilmente olvidable porque ni tan siquiera resulta entretenida y hay demasiada más palabrería de la necesaria. El filme mejora, un poquito, pasado el ecuador cuando algo pasa con el personaje de Ryan Gosling, por lo demás, no consiguió engancharme demasiado.

Ryan Gosling y Emma Stone en Crazy, Stupid, Love

No la recomendaría, a no ser que seáis fans de algún miembro del reparto.