Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 2 – A por el Capitolio

Poster de Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 2

Título original: The Hunger Games: Mockingjay – Part 2.
País: Estados Unidos, Alemania.
Año: 2015.
Director: Francis Lawrence.
Guión: Danny Strong, Peter Craig.
Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Donald Sutherland, Julianne Moore, Woody Harrelson, Philip Seymour Hoffman, Michelle Forbes, Sam Claflin, Willow Shields, Mahershala Ali, Jena Malone, Stanley Tucci, Jeffrey Wright, Patina Miller, Evan Ross, Elden Henson, Elizabeth Banks.
Duración: 137 minutos.

Hay que poner fin a la guerra sea como sea, bien lo sabe la presidenta Alma Coin (Julianne Moore) que utiliza a Katniss (Jennifer Lawrence) para que siga con su labor propagandística alentando la rebelión de los distritos contra el capitolio de Snow (Donald Sutherland). Pero Katniss tiene su propio plan, quiere acabar con Snow a toda costa por lo que le ha hecho a los distritos, por lo que les ha hecho a Peeta (Josh Hutcherson), a Finnick (Sam Claflin), a Johanna (Jena Malone) o a ella misma.

Julianne Moore, Philip Seymour Hoffman, Woody harrelson y Elizabeth Banks en Los  Juegos del hambre: Sinsajo Parte 2

Incumpliendo órdenes de Coin, Katniss se une al primer pelotón, el que teóricamente se quedará al margen, que intentará llegar hasta el Capitolio a las órdenes de Boggs (Mahershala Ali) y de su segunda al mando, Jackson (Michelle Forbes). El mayor problema para llegar a su destino serán, a priori, las vainas explosivas que hay por todos lados y así, el grupo en el que van Finnick, Peeta y Gale (Liam Hemsworth), entre otros, tendrán que evitarlas para no acabar muertos.

Con la toma del Capitolio la guerra acabaría y los distritos podrían ver un nuevo comienzo, aunque Coin ya deja clara sus pretensiones, especialmente en un par de conversaciones que tiene con Plutarch (Philip Seymour Hoffman), una de las personas que más han creído en lo que Katniss podría representar.

“Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 2” es el último capítulo de la saga iniciada algo más de tres años atrás con el estreno de “Los Juegos del Hambre” (The Hunger Games), basada en el primer libro de la trilogía escrita por Suzanne Collins. Tras el fiasco, en mi opinión, que fue la primera parte del final, este último largometraje ha recuperado la senda a pesar de que no ha sido ni de lejos satisfactorio como las dos primeras entregas de la saga.

Michelle Forbes y Jennifer Lawrence en Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 2

Me ha gustado esa crítica política, principalmente, tan dura que hace sobre todo en el tema de la guerra, la tiranía y dictadura  y de los tejemanejes de quienes están en el poder u optan a él; también ha sido bueno ver a la Katniss de siempre, aguerrida e insubordinada tras verla pasar por el trance de la primera parte de “Sinsajo”.

Pero otras cosas no me han gustado tanto. Los efectos especiales y escenarios creo que han bajado en calidad, el color del filme es muy oscuro (espero que el problema no fuera de la sala de cine en que la vi) tanto que en ocasiones hace daño a la vista y no se ve bien lo que se debería, es previsible en muchas cosas que no se deberían ver venir (léase muertes, porque aquí muere casi hasta el apuntador, o tejemanejes) por lo que el factor sorpresa es nulo y eso le resta enteros a la película, y hay dos personajes relevantes que son, verdaderamente, de lo peor. El primero es Peeta, canso a más no poder, y el segundo el sinsorgo Gale.

Jennifer Lawrence en Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 2

La gran pega, de todas formas, que tiene “Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 2” es el final, tan rápido, tan frío a pesar de la dureza de lo que sucede… Podría haber sido mejor haber condensado la primera parte del final con parte de este segundo filme, y haber hecho un final más lucido. Al final solo puedo dejar la saga en irregular quedándome con las dos primeras películas, siendo la mejor, sin lugar a dudas, el inicio de la misma.

No se hace aburrida, algo larga tal vez sí porque se toma más tiempo del necesario con algunas cosas, pero le falta garra.