Chinatown: Cine negro pausado pero efectivo

Poster de Chinatown

Título original: Chinatown.
País: Estados Unidos.
Año: 1974.
Director: Roman Polanski.
Guión: Robert Towne.
Reparto: Jack Nicholson, Faye Dunaway, John Huston, Perry López, Darrell Zwerling, John Hillerman, Diane Ladd, James Hong, Beulah Quo, Jerry Fujikawa, Belinda Palmer.
Duración: 130 minutos.

Una mujer entra en el despacho del detective privado Jake Gittes (Jack Nicholson) y le dice que investigue algo en lo que el expolicía es especialista, descubrir maridos infieles. A quien tiene que cazar con las manos en la masa es al marido de la mujer que le contrata, Hollis Mulwray (Darrell Zwerling), ingeniero jefe de la Compañía de Agua y electricidad de Los Ángeles, ciudad que está atravesando una falta de agua potable importante. 

Jack Nicholson en Chinatown

Siendo el señor Mulwray importante, Gittes acaba apareciendo en la prensa ya que los periódicos se hacen eco de la infidelidad que destapa pero el caso da un vuelco cuando en el despacho de Jake aparece la verdadera señora Mulwray (Faye Dunaway), Evelyn de nombre de pila, junto con su abogado, y el detective se da cuenta de que le han tendido una trampa y cree que alguien ibaa por Hollis Mulwray, cosa que se confirma poco después cuando el cadáver del hombre aparece ahogado.

Gittes se meterá entonces en la boca del lobo ya que tratará de averiguar qué pasó con Mulwray a pesar de los obstáculos que encontrará por el camino, matones a sueldo principalmente, aunque también se las tendrá que ver con la policía ya que piensan que está protegiendo a Evelyn y que sabe más de la cuenta. Pero también parece tener mucho que decir en el caso el padre de la mujer, Noah Cross (John Huston).

Nominada a once Oscars de los que se llevó el de Mejor Guión Original, “Chinatown” es un filme de cine negro que tiene un argumento muy de teleserie de los setenta, década en la que se realizó, que se desarrolla con calma a través de casi todo el metraje pero que resulta ser una forma muy efectista de narrar la historia, una historia que tiene partes silenciosas en las que la presencia de Jack llena el vacío de las palabras. Su personaje es interesante desde el principio y junto a él vamos desgranando lo que le sucedió al fallecido y el misterio que envuelve tanto al asesinato como a los personajes.

Jack Nicholson y Faye Dunaway en Chinatown

Tal vez el argumento, como motivo de un crimen, no sea algo brillante aunque se sigue con interés por lo bien hilado que está todo, llegando a un desenlace donde la narración acelera su ritmo para acabar de una manera bastante sorprendente. Jack Nicholson está inmenso, pero también John Huston dando vida a un hombre verdaderamente despreciable. Los planos que ofrece el señor Polanski son muy buenos.

No está mal, la verdad.