FANT 2016: El Eslabón Podrido

Poster de El Eslabón Podrido

Título original: El Eslabón Podrido.
País: Argentina.
Año: 2015.
Director: Valentín Javier Diment.
Guión: Martín Blousson, Sebastián Cortés, Valentín Javier Diment, Germán Val.
Reparto: Paula Brasca, Luis Ziembrowski, Marilu Marini, Mario Das Airas, Luis Aranosky, Lola Berthet, Sergio Boris, Germán de Silva.
Duración: 75 minutos.

Una chica se dirige a un grupo de personas que está hablando. Una mujer se acerca a ella y la chica la agrede. Llamesele karma, pero un eslabón del cartel “Bienvenidos a El Escondite” se desprende dejando seca a la chica en el acto. Para llegar de nuevo hasta ese mismo momento, un flashback que forma el grueso del metraje nos presenta a esa chica, Roberta(Paula Brasca), una joven prostituta que vive en ese pueblito situado ben un bosque junto a su anciana madre Ercilia (Marilu Marini), una curandera, y su hermano Raulo (Luis Ziembrowski), un leñador de mediana edad disminuido psíquico.

Fotograma de El Eslabón Podrido

Somos testigos de la vida de la familia en el seno del hogar, así como fuera de él, hasta que la madre fallece y se cumple lo que le dijo a Roberta: “Cuando te acuestes con el último hombre del lugar, morirás”. Será ahí cuando se vuelva al punto de partida y se desate la ira de Raulo, que no descansará hasta vengar la muerte de su hermana. Claro que, ¿quién es el culpable?

Diferente es “El Eslabón Podrido” en lo que a propuesta del género fantástico se refiere, ya que es una película más que nada costumbrista en la que prácticamente no pasa nada y que a mí me provocó solamente tedio. Sí, apenas puedo decir nada bueno de ella porque me pareció aburrida a más no poder, tanto que no me costó nada desengancharme de la historia y pegarme un par de cabezadas.

Luis Ziembrowski en El Eslabón Podrido

Un ritmo muy lento en una historia vacía donde lo mejor, por salvar algo, es esa escalada de violencia del personaje de Raulo al final, punto en el que del costumbrismo se pasa a lo gore en un suspiro. Una violencia bastante gratuita por otro lado porque, desde luego que la muerte de Roberta fue una casualidad provocada en su propia casa, y hasta ahí puedo leer. Sí que está bien la forma en la que la chica descubre que se ha acostado con todos, a través de un elemento infantil que ve todos los días.

Bajo mi punto de vista, un rollazo nada recomendable.