Un Plan Perfecto… o no tanto

Poster de Un Plan Perfecto

Título original: Gambit.
País: Estados Unidos.
Año: 2012.
Director: Michael Hoffman.
Guión: Joel Coen, Ethan Coen.
Reparto: Colin Firth, Alan Rickman, Cameron Diaz, Tom Courtenay, Cloris Leachman, Stanley Tucci, Togo Igawa, Pip Torrens, Julian Rhind-Tutt, Sadao Ueda.
Duración: 83 minutos.

Harry Deane (Colin Firth) es un experto en arte que está harto de que su jefe Shabandar (Alan Rickman) le trate como le trata, por eso quiere timarle con un falso Monet perfecto para su colección. Para que el trato funcione Harry cuenta con la ayuda de El Mayor (Tom Courtenay) que es un falsificador de obras de arte, y consigue también la de una reina del rodeo tejana, PJ Puznowski (Cameron Diaz).

Alan Rickman y Cameron Diaz en Un Plan Perfecto

Pero las cosas no son tan fáciles como Harry visiona en un principio, y se complican enseguida sobre todo por la imprevisibilidad de PJ y porque Shabandar además de tener ojos para el cuadro, los tiene primero para ella. Pero PJ se entera de que el jefe de Harry tiene un as en la manga que atañe al trabajo de Deane, en forma de otro experto, el alemán Zaindeweber (Stanley Tucci), que puede echar al traste todo el asunto.

Basada en un relato de Sidney Carroll, “Un Plan Perfecto” es una comedia muy menor que tiene muy pocos puntos humorísticos pero que los que tiene vienen todos de las situaciones en las que se mete un Colin Firth al que no es normal ver en este tipo de comedias, pero que cumple en su papel, y que enseña pierna, no siendo gratuito como sí sucede en el caso de Cameron Diaz que aquí hace de mujer florero total en un personaje que probablemente sea de lo peor que haya hecho en su carrera.

Colin Firth en Un Plan Perfecto

En mi opinión, la historia es una tontería y los hermanos Coen no es que estuvieran muy sembrados al hacer este guión en el que sí incluyen alguna cosa de ese humor absurdo de otros de sus trabajos, pero que se queda en nada, realmente. El giro del final, sí está bastante bien, pero por lo demás Un Plan Perfecto” hace aguas por todas partes.

Prescindible.