El Club de las Primeras Esposas, una divertida comedia sobre la justicia matrimonial

Poster de El Club de las Primeras Esposas

Título original: The First Wives Club.
País: Estados Unidos.
Año: 1996.
Director: Hugh Wilson.
Guión: Robert Harling.
Reparto: Diane Keaton, Goldie Hawn, Bette Midler, Dan Hedaya, Victor Garber, Stephen Collins, Maggie Smith, Jennifer Dundas, Eileen Heckart, Bronson Pinchot, Sarah Jessica Parker, Stockard Channing, Marcia Gay Harden, Elizabeth Berkley, Philip Bosco.
Duración: 98 minutos.

Cuando su antigua amiga Cynthia (Stockard Channing) muere, las otrora buenas amigas Annie (Diane Keaton), Elise (Goldie Hawn) y Brenda (Bette Midler) se reencuentran en su funeral y se ponen al día. Todas, la difunta incluida, han sufrido lo mismo, que sus maridos las hayan dejado por otras mujeres más jóvenes o se hayan alejado. Claro que Annie aún tiene esperanza de que su Aaron (Stephen Collins) vuelva a sus brazos.

Stochard Channing en El Club de las Primeras Esposas

Una carta de Cynthia hace que las chicas unan fuerzas y funden “El Club de las Primeras Esposas” no para vengarse de sus maridos, sino para encontrar la justicia matrimonial que necesitan después de haber sido apartadas tras darles, en sus palabras, sus mejores años. Con ayuda de la influente millonaria Gunilla Garson Goldberg (Maggie Smith), la hija de Annie, Chris (Jennifer Dundas), Duarto Feliz (Bronson Pinchot), el peor decorador de Nueva York y empleador de Brenda, y el tio de esta, Carmine (Philip Bosco), llevarán su objetivo más lejos pero no sin antes hacer que sus exparejas sufran de lo lindo dándoles donde más les duele.

Olivia Goldsmith publicó en 1992 el libro del mismo título que el filme, novela que me leí hace poco aunque la película la he visto varias veces desde su estreno hace ya veinte años. La idea general de la obra es la misma, pero Goldsmith hizo un drama en toda regla, mientras que el tono de la película, un par de cosas aparte, es todo lo contrario, una comedia pura y dura sobre todo tras la introducción de la historia y sus protagonistas, que dura media hora exacta.

Fotograma de El Club de las Primeras Esposas

Siempre me lo paso genial con “El Club de las Primeras Esposas” y no es por la historia en sí, sino por las situaciones en las que se meten las protagonistas, la buena relación de sus personajes tras todo el tiempo en el que estuvieron distanciadas y la química de las tres actrices protagonistas que es mucha. Son los principales ingredientes para acabar con una sonrisa al final de la película, así como para sacar esa sonrisa o incluso la carcajada, que es lo que a mí me sucede, durante varios momentos del metraje (véase la foto superior, por ejemplo).

Las protagonistas están perfectas en sus papeles, cada una interpretando a un tipo diferente de persona, pero he de alabar esos minutos iniciales en los que sale Stockard Channing que, sin apenas decir nada, con su mirada, sus gestos y su forma de andar, lo dice todo.

Finale de El Club de las Primeras Esposas

No será la comedia de la vida, nunca la considerarán en ninguna lista entre las mejores películas de los noventa pero “El Club de las Primeras Esposas” es de esas películas que, de tan disfrutables, los revisionados son obligados de tanto en cuanto. Entretenida y recomendable con un final fantástico.