The Company Men: Cambios forzosos por la crisis económica

Poster de The Company Men

Título original: The Company Men.
País: Reino Unido, Estados Unidos.
Año: 2010.
Director: John Wells.
Guión: John Wells.
Reparto: Ben Affleck, Tommy Lee Jones, Chris Cooper, Rosemarie DeWitt, Maria Bello, Craig T. Nelson, Kevin Costner, Anthony O’Leary, Angela Rezza, Allyn Burrows, Eamonn Walker.
Duración: 100 minutos.

La crisis económica hace que una gran empresa como GTX empiece a despedir a muchos de sus empleados. Uno de los primeros en caer es Bobby Walker (Ben Affleck) a quien tras doce años en la empresa y llevar muchas cuentas de clientes, le dejan un par de cajas de cartón para que se lleve sus pertenencias. No tardan ni él ni su mujer Maggie (Rosemarie DeWitt) en darse cuenta de que su estilo de vida debe cambiar, aunque Bobby no lo quiera reconocer en un primer momento. Ella, de hecho, tiene que volver a ponerse a trabajar porque las facturas y la hipoteca no se pagan solas.

Ben Affleck y Rosemarie DeWitt en The Company Men

Sally (Maria Bello), la encargada de GTX de dar las malas noticias, se convierte en la más odiada de la corporación no por esa hornada de despidos, sino también por la segunda en la que peces gordos de la misma como el otrora jefe de Bobby, Gene McLary (Tommy Lee Jones), y quien junto a él durante muchos años ayudó a levantar la empresa, Phil Woodward (Chris Cooper), se quedan sin sus puestos de trabajo. Gene no duda en enfrentarse a su amigo, y presidente de GTX, Salinger (Craig T. Nelson), porque no entiende ni las formas en las que se echa a la gente, ni cómo pueden prescindir de personas que han dado sus vidas por la compañía y han ayudado a levantarla.

Así que aunque la trama se centre más en Bobby y su familia, con los intentos de él de lograr un empleo, también se ve cómo afecta el despido a Gene y Phil.

“The Company Men” nos presenta una historia que hemos podido vivir de cerca, ya sea en nuestras propias carnes o en la de personas que conozcamos, o de la que hayamos sido testigos por la prensa. Eso sí, nos lleva John Wells a un extremo, el de una gran organización en el que el nivel de vida de sus empleados es mayor del que deberían llevar, por lo que la caída se hace muy dolorosa al no poder pagar ni el coche, como es el caso de Bobby, por ejemplo.

Tommy Lee Jones y Chris Cooper en The Company Men

Lo cierto es que resulta entretenida de ver porque está muy bien narrada, de forma muy amena sin caer en el sentimentalismo en ningún momento, y eso que el tema puede dar pie a ello, que al fin y al cabo no es ninguna tontería lo que se cuenta. Pero “The Company Men” funciona también como una película con moraleja. La propia frase que se puede leer en el poster lo es (En América -en todo el mundo, probablemente, puede pasar- damos nuestras vidas a nuestros trabajos. Es hora de recuperarlas), pero como digo, aunque no ganemos lo del protagonista al año, desde luego que con sentido común podemos pensar en que no podemos gastarnos lo que no tenemos porque no sabemos qué nos puede deparar el futuro, que ni siquiera tiene que ser lejano, y con el trabajo tampoco se puede dar nada por sentado.

Una historia bien construida y bien interpretada con un reparto muy bien elegido. Ben Affleck está correcto, aunque lo suyo no sea quitarse la cara de tristeza en la hora y media pasada, y Tommy Lee Jones demuestra que lo de comerse la pantalla es algo que hace muy a menudo.

Kevin Costner y Ben Affleck en The Company Men

Recomendable.