Sólo el Cielo lo Sabe, una historia de amor contra el qué dirán

Poster de Solo el Cielo lo Sabe

Título original: All That Heaven Allows.
País: Estados Unidos.
Año: 1955.
Director: Douglas Sirk.
Guión: Peg Fenwick.
Reparto: Jane Wyman, Rock Hudson, Agnes Moorehead, Gloria Talbott, William Reynolds, Conrad Nagel, Jacqueline de Wit, Virginia Grey, Charles Drake, Hayden Rorke.
Duración: 80 minutos.

Cary Scott (Jane Wyman) es una mujer viuda de clase alta de una pequeña ciudad. No es que salga mucho, porque lo de su marido está reciente, por lo que su amiga Sara (Agnes Moorehead) la anima a que vaya a fiestas y salga con los solteros de su edad del lugar. Pretendientes no le faltan, pero de repente le sale uno inesperado, su jardinero Ron Kirby (Rock Hudson), un atractivo hombre más joven que ella y surge la chispa.
Agnes Moorehead y Jane Wyman en Sólo el Cielo lo Sabe

Cary se va enamorando más y más de Ron según le va conociendo, pero los cotilleos y la mala actitud entre los de su mismo estatus social no paran. Muchos vienen de la cotilla número uno de la ciudad, Mona (Jacqueline de Wit), que induce a muchos de los lugareños a pensar lo mismo que ella, qué es lo que hace Cary con ese hombre.

Cuando sus hijos, Kay (Gloria Talbott) y Ned (William Reynolds) expresan su malestar a causa de la relación de su progenitora, Cary piensa que tal vez sea hora de replantearse las cosas, que “el qué dirán” y su estilo de vida es lo mejor. Pero ¿lo es?

Rock Hudson en Sólo el Cielo lo Sabe

Lástima que “Sólo el Cielo lo Sabe” se quede cortita de metraje porque, aunque con alguna cosa almibarada pero que funciona a la perfección, una hora y veinte de duración sabe a poco. Es una historia que está muy bien, sobre todo porque el guión es muy crítico con lo que se interpone entre Cary y su amado, y lo es de manera muy sutil, basta con escuchar la conversación sobre las cámaras funerarias de los egipcios, por ejemplo, que tienen madre e hija. También se hace una comparación entre ambos mundos, el de Cary y el de Ron, y el de este gana por goleada.

Fotograma de Solo el Cielo lo Sabe

Se nos presenta en el filme una clase alta bastante estereotipada en la que, irónicamente, no es que Roy no encaje sino que Cary se aleja de ella a pasos agigantados. Y todo gira alrededor de ella, de la protagonista a la que Jane Wyman dio vida de forma extraordinaria mostrando, sin ser demasiado expresiva, diferentes estados. Rock Hudson cumple en su papel de galán, cómo no con esa planta que gastaba, y Agnes Moorehead hace una muy buena interpretación como uno de los pocos apoyos de Cary, a pesar de que esté entre “los demás tienen razón” y el “pero eres mi mejor amiga”.

No es que esté solamente bien escrita e interpretada, sino que hay planos fantásticos y muy bien pensados, especialmente en los que hay reflejos de por medio, y la música acompaña de muy buena manera realzando el acento cómico, romántico o dramático en determinadas escenas.

Rock Hudson y Jane Wyman en Solo el Cielo lo Sabe

Ya digo, una pena que dure tan poquito porque es una película de la que se podía haber sacado algo más incluso. Tal vez no hiciera falta, porque verdaderamente “Sólo el Cielo lo Sabe” se disfruta de principio a fin y te deja con una sonrisa al final. Muy recomendable.