Siete Mesas de Billar Francés: Una agridulce historia muy bien llevada a cabo

Poster de Siete Mesas de Billar Francés

Título original: Siete Mesas de Billar Francés.
País: España.
Año: 2007.
Director: Gracia Querejeta.
Guión: Gracia Querejeta, David Planell.
Reparto: Maribel Verdú, Blanca Portillo, Jesús Castejón, Víctor Valdivia, Lorena Vindel, Raúl Arévalo, Enrique Villén, Amparo Baró, Ramón Barea, José Luis García Pérez.
Duración: 105 minutos.

Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille (Víctor Valdivia) regresan a Madrid desde Vigo porque el padre de ella está muriendo. Cuando llegan les recibe Charo (Blanca Portillo), quien trabaja en el local de billares del difunto, de quien también era novia.

Fotograma de Siete Mesas de Billar Francés

Ángela llevaba tiempo sin ver a su padre pero no se queda mucho en Madrid. Claro que al volver a casa su vida da un vuelco de repente y decide que lo mejor es construir su nuevo futuro junto a su hijo en la capital. Allí se ocupará de los billares, previa reforma, con Charo y Evelin (Lorena Vindel), quien también trabajaba en el local. Pero ¿qué hacer sin un equipo? Pues convencer a quienes jugaron con su padre tantos años para que lo sigan haciendo. Así, con Antonio (Jesús Castejón) como capitán, Tuerto (Enrique Urbizu) y Jacinto (Ramón Barea) aceptan jugar, y uno nuevo se une, Fele (Raúl Arévalo), quien bebe los vientos por Evelin.

Mientras el equipo se pone a punto, tanto Ángela como Charo tienen que aprender a vivir una nueva vida. La primera tratando de olvidar las rencillas que le alejaron del Siete Mesas, el local de billares, y de su familia; y la segunda dejando la cabezonería a un lado porque ni le hace bien a ella, ni a su madre Emilia (amparo Baró), ni mucho menos a Antonio, de quien es amiga desde hace tiempo y quien le ha pedido matrimonio porque está enamorado de ella desde tiempo atrás.

Reparto de Siete Mesas de Billar Francés

“Siete Mesas de Billar Francés” es una historia agridulce, por su parte dramática pero por los buenos golpes cómicos del guión, que está muy bien llevada a cabo. Me ha resultado muy curiosa por el escenario en el que se desarrolla buena parte de la película, el local de billares, porque al final no deja de hablar sobre sentimientos que incluyen amor, desamor, rencillas familiares, tozudez y hasta traición.

Pero, aunque en realidad el filme de Gracia Querejeta, ganador de unos cuantos premios, no cuente nada que no hayamos visto ya, lo hace tan bien que desde el primer momento nos involucramos en la historia y con sus personajes porque en estos radican muchas veces que una película cale más o menos en el espectador y, desde luego, que los de este largometraje están muy bien escritos y descritos. Con sus fantasmas, sus neuras, traumas o sueños frustrados.

Amparo Baró en Siete Mesas de Billar Francés

La culpa es del guión también, claro, que está muy bien y de quienes se meten en el cuerpo y alma de esos personajes, porque el reparto es de campeonato, empezando con esas dos grandes que están al frente: de todo, Maribel Verdú y Blanca Portillo, y acabando con secundarios de lujo como la gran y tristemente desaparecida Amparo Baro, Jesús Castejón o Enrique Villén, que siempre deja geniales interpretaciones.

Sí, “Siete Mesas de Billar Francés” es muy recomendable.

Anuncios