Gremlins: El clásico navideño de terror por excelencia de los 80

Poster de Gremlins

Título original: Gremlins.
País: Estados Unidos.
Año: 1984.
Director: Joe Dante.
Guión: Chris Columbus.
Reparto: Zach Galligan, Phoebe Cates, Hoyt Axton, Frances Lee McCain, Polly Holliday, Corey Feldman, Scott Brady, Judge Reinhold, Keye Luke, John Louie.
Duración: 103 minutos.

Randall Peltzer (Hoyt Axton) es un inventor que no tiene suerte a la hora de vender sus inventos, claro que ni su mujer Lynn (Frances Lee McCain) ni su hijo Billy (Zach Galligan) le dicen que no funcionan. En uno de sus intentos por vender alguno, en una tienda de Chinatown adquiere un extraño ser para regalárselo a Billy, que enseguida coge cariño a quien pone de nombre Gizmo. Extraño es pero adorable también, eso sí, Gizmo llega con instrucciones a cumplir a rajatabla: no darle agua ni mojarle, no puede comer después de las doce de la noche y debe evitar una luz directa fuerte.

Zach Galligan y Gizmo en Gremlins

Por accidente, a Gizmo le cae agua y de su cuerpo salen unas bolas que se convertirán en otros Gizmos cuya apariencia no menos adorable no hay que tomarla a la ligera ya que empiezan a sembrar el caos, primero en casa de los Peltzer y luego por toda la ciudad, sin importarles más que la destrucción y el pasarlo bien.

“Gremlins” es un clásico familiar del cine de los ochenta. Es más, este filme producido por Steven Spielberg es el clásico navideño de terror de esa década por excelencia, un largometraje por el que no ha pasado nada mal el tiempo y parte de culpa de ello es que es una historia atemporal y también que en vez de efectos digitales, el filme es de 1984 y de esos pocos había, había mucho animatronic muy bien hecho.

El argumento resulta original en parte porque los Gremlin vienen con instrucciones y porque sin saber ni de dónde salen, al menos Gizmo, vamos descubriendo qué es lo que pueden hacer poco a poco. Y aprender, hay que decir, que aprenden muy rápido. Porque no deja de ser una historia de dificultades que deben afrontar los personajes para acabar con el pánico que siembran las criaturas recién aparecidas.

Gremlins 1984

El largometraje no decae en prácticamente ningún momento, aunque hay algunas escenas que no aportan nada al desarrollo de la historia. Pero hay otras partes muy bien desarrolladas en las que los Gremlin malos se hacen los dueños absolutos de lo que se ve en pantalla.

Recomendable.

Anuncios