Adiós a Carrie Fisher, mucho más que la princesa Leia

Carrie Fisher

Un día antes de Nochebuena, Carrie Fisher volvía de Londres a Los Ángeles después de haber estado grabando en la capital inglesa cuando, a diez minutos del aterrizaje, un infarto la dejó prácticamente fuera de combate, ya que las primeras informaciones sobre su estado no eran muy optimistas. Ayer por la mañana, hora californiana, la actriz (escritora, guionista, hilarante persona) que se hizo conocida en el mundo entero principalmente por interpretar a la princesa Leia en “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars) y sus dos filmes posteriores, la trilogía original vaya, falleció. Carrie Fisher tan solo tenía sesenta años de edad, pero mucha vida (buena y mala) en su haber.

Sí, siempre la recordaremos por ser Leia, una princesa bastante guerrera a la que la vida no hacía más que dar mazazos una y otra vez, pero que se sobreponía. Pero Carrie Fisher demostró ser siempre más, por lo que decía y por cómo lo decía. Nunca fue de “hija de”, ya que sus padres, la también actriz Debbie Reynolds, y el cantante Eddie Fisher, eran muy conocidos, su progenitora de hecho lo sigue siendo. Tampoco fue de las que se callaron y narró, tanto en libros como en entrevistas sus problemas con el alcohol y las drogas, lo que “La Guerra se las Galaxias” le hizo tanto para bien como para mal o los problemas que tuvo con sus padres.

Parece ser que ya desde bien joven, recordemos que su primera película, “Shampoo” data de 1975 y dos años más tarde llegó la fiebre “Star Wars” cuando Carrie solo tenía veintiún años de edad, empezó a modificar guiones y fue guionista en la sombra de películas bien conocidas para las que se la rifaban por sus buenos cambios en los guiones. También tiene varios libros en su haber, biográficos y semibiográficos como el que fue adaptado en 1990 por ella misma, “Postales desde el Filo” (Postcards From the Edge) que dirigió Mike Leigh y protagonizaron Meryl Streep, haciendo de la propia Carrie, y Shirley MacLaine.

La carrera de Carrie Fisher fue larga, entre filmes, telefilmes y series de televisión. De estas me quedo con su fantástica aparición en un episodio de la segunda temporada de “30 Rock” llamado “Rosemary’s Baby”. Eso sí, era imposible quitarse el sambenito de Leia, pero probablemente es algo que ni la propia actriz pretendió nunca. Y basta con ver cualquier entrevista que le hayan hecho para darse cuenta de que además de actriz, guionista y escritora, Fisher era una mujer hilarante que sabía reírse de sí misma como nadie.

Descanse en paz.

Anuncios