Comanchería: El descontento del pueblo frente a quienes se quedan con su dinero

Poster de Comanchería

Título original: Hell or High Water.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Director: David Mackenzie.
Guión: Taylor Sheridan.
Reparto: Chris Pine, Ben Foster, Jeff Bridges, Gil Birmingham, Marin Ireland, John-Paul Howard, Katy Mixon, Kevin Rankin, Margaret Bowman, Dale Dickey.
Duración: 102 minutos.

Al morir su madre, Toby Howard (Chris Pine) le pide a su hermano Tanner (ben Foster) que le ayude a robar cuatro bancos como mucho para poder salvar el rancho y las tierras que su progenitora le dejó en herencia. Toby no pretende que nadie salga herido y el plan es de los buenos, ya que por su modus operandi es difícil que den con ellos.

Fotograma de Comanchería

Tanner estuvo en la cárcel y no duda en echar un cable a su hermano, quien solamente pretende que el banco que amenaza con quedarse las tierras en las que hay petróleo, pague con su propia moneda para que sus hijos puedan quedárselas ya que está harto de que todas las generaciones de su familia hayan sido o sean pobres. No, Toby quiere otra cosa para sus hijos.

En su plan se interpondrán el ranger Marcus Hamilton (Jeff Bridges), quien está a puntito de jubilarse, y su compañero Alberto Parker (Gil Birmingham), además del propio Tanner a quien su historial violento le acaba pasando factura.

La historia de “Comanchería” sucede al oeste del estado de Texas, un estado de mayoría republicana en el que la gente lleva armas y que parece estar plagado de pueblos de aspecto pobre llenos de cowboys donde los forasteros son percibidos con suspicacia.

Ben Foster y Chris Pine en Comanchería

No es por que sí que el filme esté ambientado en dicho estado, ya que el argumento a través de un muy buen guión a cargo de Taylor Sheridan, es muy crítico con la situación del lugar y no duda en atacar directamente a quienes se quedan el dinero a costa del ciudadano de a pie, los bancos y las entidades de préstamo. La Estados Unidos profunda está reflejada a través del modo de vida de sus ciudadanos y del hartazgo de los mismos, que queda resumido en frases en contra de los bancos.

La situación que se muestra es grave, y se hace de muy buena manera tanto a través de esos carteles de créditos y demás que van saliendo a ambos lados de la carretera, pintadas en algunas paredes y de las distintas líneas de diálogo en situaciones varias, ya sea en lo que atañe a los dos protagonistas o a otras personas que no son importantes en el desarrollo de la historia pero sí en lo referido a la crítica que esta hace: unos cowboys que claman al cielo por la forma en la que tienen que salvar su ganado en pleno siglo XXI y a los que nadie ayuda, una camarera que no quiere deshacerse de su propina aunque sea dinero robado porque es la mitad de su hipoteca o esa vuelta de tuerca que se produce con el banco que más aparece en el metraje.

Jeff Bridges y Gil Birmingham en Comanchería

“Comanchería” es un buena película que ya se está colando en la temporada de premios gracias a su guión y a lo bien que está realizada, con una fotografía excelente, una banda sonora impecable cuyas canciones dicen mucho del desarrollo de la historia y solventes actuaciones, sobre todo la del genial Jeff Bridges.

En definitiva, es un recomendable western moderno de factura impecable y con un mensaje claro que tiene su parte de drama, de road movie e incluso de buddy movie con algunos toques de humor muy buenos.

Anuncios