Blues For Willadean: Deseos de libertad

Poster de Blues for Willadean

Título original: Blues for Willadean.
País: Estados Unidos.
Año: 2012.
Director: Del Shore.
Guión: Del Shore.
Reparto: Beth Grant, Octavia Spencer, David Steen, Dale Dickey, Debby Holiday.
Duración: 110 minutos.

Willadean Winkler (Beth Grant) es un ama de casa que tiene una vida difícil. Sus días transcurren entre ver los programas matutinos con su vecina y mejor amiga LaSonia Robinson (Octavia Spencer) y prepararle a su marido la cena para que esté contento porque si no corre el riesgo de acabar con algún moratón, y es que J. D. Winkler (David Steen) puede hacer lo que le venga en gana mientras su mujer se marchita sin que a él le importe.

Beth Grant y Octavia Spencer en Blues for Willadean

Pero Willadean es fuerte, más de lo que ella cree, y no está dispuesta a que le quiten sus sueños de poder hacer algo más con su tiempo. Su banda sonora se la imagina cada vez que se le aparece una cantante de blues (Debby Holiday) que le canta directamente a ella, sobre todo un himno con mensaje llamado “If You Believe, You Can Achieve” (si crees puedes lograrlo), que le pone las pilas a la mujer.

LaSonia, a pesar de no atreverse a defenderla directamente, su marido no se lo permite y nadie en el parque de casas prefabricadas y caravanas de Texas donde viven mueve un dedo ni para llamar a la policía en cuanto oyen gritos provenientes de casa de los Winkler, es el mayor apoyo de Willadean que se echará otra amiga, la recién llegada camarera Rayleen Hobbs (Dale Dickey), de la que LaSonia recela de inmediato.

David Steen y Beth Grant en Blues for Willadean

Las tres mujeres comparten confidencias y desilusiones ya que cada una tiene sus problemas y sus fantasmas del pasado.

Del Shore dirigió y escribió el guión de “Blues for Willadean” basándose en su propia obra de teatro, una película con un mensaje claro y directo muy bien contada donde se luce su reparto femenino encabezado por una secundaria de lujo aquí a los mandos de la historia, Beth Grant. Asimismo,  cuenta con una banda sonora excepcional.

Dejando los malos tratos aparte, la historia de Willadean puede ser la de cualquier mujer u hombre: sueños rotos y deseos de libertad y de cambio. A pesar de que la protagonista luche por seguir adelante, aunque implique un sentimiento de amor-odio totalmente entendible hacia su marido, nunca deja de anteponer sus propios deseos a los de quien la intenta martirizar metiéndole el miedo en el cuerpo y maltratándola.

Dale Dickey en Blues for Willadean

Es dura en ocasiones, de hecho los últimos minutos de metraje son demoledores, aunque también tiene algunos momentos más light para rebajar la tensión. Me ha gustado mucho “Blues for Willadean”, la verdad. Una buena película sin duda.

Anuncios