FANT 2017: Noctem

Poster de Noctem

Título original: Noctem.
País: España.
Año: 2016.
Director: Marcos Cabotá.
Guión: Marcos Cabotá, Eduardo Zaramella.
Reparto: Adrián Lastra, Esteban Piñero, Álex González, Diego Ingold, Carla Nieto, Raquel Arroyo, Irene Ferradas, Sara López, Patrizia Ruiz.
Duración: 90 minutos.

El actor Adrián Lastra empieza a sufrir extraños sucesos en su casa por la noche. Oye ruidos, se le va la luz y el miedo se apodera de él. Se lo cuenta a sus amigos, el cantante Esteban “Basty” Piñero y el actor Álex González, que se lo toman un poco a cachondeo. Pero Adrián sabe lo que sufre y parece que la culpable de sus pesadillas es una caja de madera que no le pertenece y que Basty no duda en vender porque de ella parecen salir unos extraños sonidos.

Fotograma de Noctem

Para que su amigo se relaje, Basty decide que es hora de que hagan ese viaje a México que llevan tiempo planeando. Como el mundo es un pañuelo, allí se encuentran con una conocida de Adrián y su grupo de amigas y con ellas acabarán en el caserón de una recóndita isla donde la pesadilla de Adrián se hará mucho mayor. 

Marcos Cabotá no duda en afirmar que “Noctem” es un experimento, un proyecto que salió porque su amigo Adrián Lastra le contó que algo había visto en su casa. Así que el cineasta decidió desarrollar el filme desde ese punto de partida y hacer un filme de found footage, ya que lo que vemos que sucede está grabado, supuestamente, a través de los móviles de los protagonistas. Aunque no todo es 100% found footage ya que Cabotá nos pone al nivel de ese técnico que junto a Álex González es testigo del contenido de los teléfonos móviles de los amigos de este último.

Reparto de Noctem

Ciertamente “Noctem” resulta entretenida aunque funciona mucho mejor en su segunda parte, la de México donde ese caserón al que me refería se convierte en un protagonista más de la historia logrando una atmósfera agobiante. De hecho, el largometraje se aprecia más cuando se sabe cómo lo grabaron, y es que Cabotá dio unas cámaras a Lastra y a Piñero y con pocas indicaciones de lo que iba a pasar hizo que todo lo que vemos que sufren en pantalla resulte tan real y natural que cuando ambos afirman que sufrieron, realmente viven su relato de cómo fue el rodaje.

No está mal para pasar el rato, la verdad.

Anuncios