Train to Busan: Zombis en marcha

Poster de Train to Busan

Título original: Busanhaeng.
País: Corea del Sur.
Año: 2016.
Director: Sang-ho Yeon.
Guión: Sang-ho Yeon, Joo-suk Park.
Reparto: Yoo Gong, Su-an Kim, Yu-mi Jung, Dong-seok Ma, Woo-sik Choi, Ahn So-hee, Eui-sung Kim.
Duración: 118 minutos.

Varias personas se encuentran por diversos motivos en un tren que parte de Seúl con destino a Busan. Hay un padre con su hija pequeña que por su cumpleaños quería estar con su madre, una pareja joven que espera un bebé, un equipo de baseball, dos hermanas de edad avanzada, algún hombre de negocios e incluso un hombre sin hogar que dice haber visto un ataque zombi.

Yoo Gong en Train to Busan

No tarda en desatarse la tragedia cuando una mujer empieza a sufrir convulsiones y ataca a una de las auxiliares del tren convirtiéndose ambas en muertas vivientes y yendo a por más gente mientras, despavoridos, los demás tratan por todos los medios de irse tan lejos como puedan del vagón donde se inicia todo. El pánico cunde enseguida cuando los pasajeros convertidos van en aumento mientras que el resto tiene que tratar por todos los medios de protegerse y hacer lo propio con los suyos o con el resto del pasaje.

Algunos hacen verdaderas heroicidades para evitar que el número de zombis aumente pero la situación es insostenible, principalmente porque con anterioridad por medio de mensajes o Internet, ya se habían enterado todos de que algo extraño sucedía en todo el país y que el tren no podía detenerse en cualquier parte.

Fotograma de Train to Busan

“Train to Busan” salió poco antes de su precuela animada “Seoul Station”, ganadora de la última edición del Festival de Cine Fantástico de Bilbao que se desarrolla un día antes que esta, y como aquella, es una película que engancha desde su inicio y que deja al espectador pegado a la butaca (silla, sofá o lo que se tercie) hasta su final. Los zombies que Sang-ho Yeon presenta están sedientos de sangre, por supuesto, pero su velocidad hace que las persecuciones sean trepidantes, tanto dentro como fuera de los vagones del tren en el que la mayor parte del filme se desarrolla.

Realmente te metes en la película de tal manera que, a pesar de lo imposible de la historia, acabas pensando qué harías en el lugar de los protagonistas, un grupo variopinto de personas que acaban en la peor de las situaciones luchando por todos los medios y con lo que encuentran por no acabar con los dientes de los zombis en sus propias carnes por lo que eso supone minutos después.

Imagen de Train to Busan

No soy mucho de historias de zombis, no es un género que me haya llamado mucho la atención, pero cuando las cosas se hacen bien y te hacen disfrutar, bien vale la pena dejarse llevar. Y, “Train to Busan” es un largometraje de género más que recomendable, miedo no da, pero entretiene y hasta toca la fibra sensible.

Anuncios