La Modista: Genial mezcolanza de géneros con mucha ironía

Poster de La Modista

Título original: The Dressmaker.
País: Australia.
Año: 2015.
Director: Jocelyn Moorhouse.
Guión: Jocelyn Moorhouse, Paul J. Hogan.
Reparto: Kate Winslet, Judy Davis, Hugo Weaving, Liam Hemsworth, Shane Bourne, Sarah Snook, Alison Whyte, Gyton Grantley, Sacha Horler, Darcey Wilson, Rory Potter.
Duración: 118 minutos.

Myrtle Dunnage (Kate Winslet), quien ahora prefiere que la llamen Tilly, vuelve a su pueblo perdido en la nada australiana convertida en modista y dispuesta a descubrir la verdadera razón de su destierro del lugar cuando era una niña. Su madre Molly (Judy Davis) no parece reconocerla pero Tilly no se lo traga, razón de más para preguntar a su progenitora si es una asesina porque no recuerda qué pasó entre ella y su compañero de escuela Stewart Pettyman (Rory Potter), que murió antes de que a Tilly se la llevaran por orden del mandamás, y padre del fallecido, Evan Pettyman (Shane Bourne).

Judy Davis y Kate Winslet en La Modista

Nadie, prácticamente la quiere allí, pero Tilly pone firme a su madre y la obliga a salir de casa, ya que lleva años recluída en ella, la cabaña decla colina con vistas estupendas al pueblo. Un lugar en el que la mayoría tiene mucho que ocultar pero donde juzgan fácilmente a los demás. Nadie quiere a Tilly allí, solamente su madre, el sargento de policía Fearat (Hugo Weaving), y el guapo del pueblo de familia más que humilde, Teddy McSwiney (Liam Hemsworth), quien piensa que la creencia de Tilly de que está maldita no es más que una tontería. Eso sí, al sacar sus vestidos e impresionar a todos con sus diseños, más de una hace de tripas corazón y pasa del qué dirán para lucir una creación original de Dunnage.

Qué lástima que no se hable y se promocione más el cine australiano porque hay filmes que merecen ser descubiertos y guardados en la memoria de los largometrajes a recordar. “La Modista” se basa en la novela “The Dressmaker” de Rosalie Ham y su guión está coescrito por Paul J. Hogan, quien nos trajo la fantástica “La Boda de Muriel” (Muriel’s Wedding) en los años noventa, y su mujer Jocelyn Moorhouse que está a los mandos de la dirección.

Al igual que aquella o, por qué no, “Las Aventuras de Priscilla, Reina del Desierto” (The Adventures os Priscilla, Queen of the Desert), este filme engaña ya desde su título, muy simple para lo que se desarrolla en sus casi dos horas de metraje. Además va de comedia negra con un guión afilado y lleno de ironía y sarcasmo, pero es un a mezcolanza de géneros porque hay intriga, romance, crimen y drama. Todo en uno y navegando suavemente y de forma natural entre uno y otro.

Liam Hemsworth en La Modista

Si el guión no tiene desperdicio, cómo está hecha la película tampoco porque visualmente es una maravilla. Es 1951 en un polvoriento pueblo de cuatro casas en medio del desierto australiano, cuya calle principal tiene todos los negocios del lugar. La localización ensalza la fotografía, claro, pero al pueblo lo realzan los vestidos de la protagonista donde el rojo parece más rojo y el negro parece aún más negro, aunque no es de extrañar porque el pueblo está teñido de tonalidades marrones.

El abanico de personajes es tal que no pueden dejar indiferente. Entre los hombres hay más variedad pero las mujeres del pueblo pueden mirarse en el mismo espejo porque tienen historias parecidas, más de lo que parece. De hecho, quienes ayudan a Molly durante años, quitando a su mejor amiga, son los de clase baja, la familia que se dedica a limpiar la porquería, por decirlo finamente, de los demás y quienes ven a Myrtle con otros ojos. Aquí el sarcasmo llega hasta los nombres de los personajes.

El reparto brilla, empezando por Kate Winslet, la para mí mejor actriz de su generación que hace un despliegue verbal y corporal muy bueno, y siguiendo por dos secundarios de lujo como son siempre Hugo Weaving y Judy Davis. Liam Hemsworth cumple su función y los demás miembros más secundarios del reparto también la suya de buena forma.

Hugo Weaving y Kate Winslet en La Modista

Como la venganza es un plato que se sirve mejor frío, “La Modista” acaba desplegando una traca con mucha ironía hasta llegar a una conclusión bastante satisfactoria a pesar de un par de cosas que suceden justo antes. Aunque, por el bien de la protagonista, para que logre ese plato, mejor que pase lo que pasa.

Estaba en mi lista de pendientes, nunca imaginé que iba a ser así y he de dar las gracias a quien hace poco me la recomendó porque vaya si me ha gustado la película. Muy recomendable.

5 comentarios en “La Modista: Genial mezcolanza de géneros con mucha ironía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.