El Gran Carnaval: Una lección sobre lo que nunca debe ser el periodismo

Poster de El Gran Carnaval

Título original: Ace in the Hole
País: Estados Unidos.
Año: 1951.
Director: Billy Wilder.
Guión: Billy Wilder, Lesser Samuels, Walter Newman.
Reparto: Kirk Douglas, Jan Sterling, Robert Arthur, Richard Benedict, Porter Hall, Ray Teal, Frank Cady, Frances Dominguez, John Berkes.
Duración: 110 minutos.

Con su carisma, jeta y encanto, Chuck Tatum (Kirk Douglas) llega a Albuquerque y logra empleo en el periódico de la ciudad. No miente a su contratador al decirle que le han echado de varios trabajos pero se vende muy bien. Chuck cree que triunfará rápidamente en la ciudad y así podrá marchar a un periódico más importante.

Pero pasa un año y el periodista está en la misma situación y harto. Su jefe le manda a cubrir una historia sobre una caza de serpientes y de camino a donde se celebra, para junto a su compañero fotógrafo, a quien hace de mentor, en una estación de servicio cercana a unas cuevas indias. Ahí encuentra Tatum una gran historia, la que piensa que le sacará de Albuquerque: un hombre, Leo Minosa (Richard Benedict), se ha quedado atrapado en una cueva y un derrumbe no le permite salir. El rescate se plantea difícil y ahí es donde Chuck se olvidará de toda la ética periodística para faltar al lema que predica su jefe y quien su secretaria bordó para colgar en la pared: cuenta siempre la verdad.

Fotograma de El Gran Carnaval

Porque Chuck dice saber lo que quiere el público y se autoconvence por egoísmo que contar mentiras le hará triunfar y salir del periodicucho en el que piensa que trabaja y donde no dudaron en darle una oportunidad. Y todo acaba convirtiéndose en un circo.

El guión de “El Gran Carnaval”, a través de los hechos y palabras de su protagonista, muestra lo que el periodismo nunca debe ser, una sarta de mentiras sensacionalistas escritar para vender más en beneficio personal, como este caso, o empresarial.

La película de Billy Wilder empieza más en plan comedia pero su género se va transformando a la vez que su protagonista, del que es fácil pensar que su falta de escrúpulos viene de antaño, un tipo interpretado de forma excepcional por Kirk Douglas quien pasa de tipo encantador a ser deleznable en poco tiempo por sus acciones y palabras, y lo muestra con su lenguaje facial sobre todo. Otro intérprete que está muy bien es Richard Benedict, que consigue que simpaticemos con él de inmediato y que nos hace sufrir con su situación límite.

Kirk Douglas y Richard Benedict en El Gran Carnaval

Me ha gustado, sí. Recomendable esta “El Gran Carnaval”, que también he descubierto por recomendación, así que gracias a quien me la mencionó.

2 comentarios en “El Gran Carnaval: Una lección sobre lo que nunca debe ser el periodismo

  1. Implacable retrato, espeluznante y granguiñolesco, de una sociedad manipulable y deshumanizada, consumidora de tragedias ajenas, mercanti­lizadas y en ocasiones incluso provocadas por el carroñero periodismo amarillo para vender ejemplares o subir audiencias. Destacable, además, la excelente “performance” de Kirk Douglas, a pesar de una evidente propensión a la sobreactuación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .