La Mano que Mece la Cuna, un muy buen largometraje de intriga

Poster de La Mano que Mece la Cuna

Título original: The Hand that Rocks the Craddle.
País: Estados Unidos.
Año: 1992.
Director: Curtis Hanson.
Guión: Amanda Silver.
Reparto: Annabella Sciorra, Rebecca De Mornay, Matt McCoy, Madeline Zimma, Ernie Hudson, Julianne Moore, Kevin Skousen, John de Lancie.
Duración: 110 minutos.

Claire Bartel (Annabella Sciorra) acude a un ginecólogo nuevo y bastante famoso, el doctor Victor Mott (John de Lancie), para una revisión que a la mujer, embarazada de unos cuantos meses, no le parece ni medio normal. Le cuenta a su marido Michael (Matt McCoy) cómo se ha sentido con los tocamientos del médico y este la anima a denunciar. El doctor acaba suicidándose y su mujer decide vengarse tras enterarse primero de que está en la ruina y sufrir un aborto después.

Matt McCoy y Annabella Sciorra en La Mano que Mece la Cuna

Tras haber tenido a su bebe, Claire decide contratar a una niñera para que le ayude con el niño y también con su hija Emma (Madeline Zimma). Peyton Flanders (Rebecca De Mornay) aparece con una gran sonrisa y ganas de lograr el empleo a pesar de su falta de referencias y así, sin saberlo Claire mete al mismísimo diablo en su casa, siendo tan solo Solomon (Ernie Hudson), un trabajador discapacitado que contratan a quien la presencia de Peyton no le gusta porque no tarda en ver su verdadera cara. Ya que Peyton es la viuda Mott.

Una frase que suelo aplicar bastante es que ha no se hacen películas de intriga como las de los años noventa y esta es una de las que cito para dar mi argumento porque “La Mano que Mece la Cuna” es puro entretenimiento desde su inicio. Es un thriller en el que a pesar de saber a los diez minutos que quien entra en casa de los Bartel les va a crear infinidad de problemas, se sigue con mucho interés hasta su final. De hecho, los espectadores vemos todas y cada una de las jugarretas y malos actos que lleva a cabo Peyton sin que la familia se de cuenta y también cómo malmete quitándose de en medio a quienes le estorban para lograr su objetivo. Hasta que alguien de esa casa acaba fiándose de sus propios instintos para destapar a la malhechora.

Ernie Hudson y rebecca De Mornay en La Mano que Mece la Cuna

Curtis Hanson compone un muy buen thriller, como digo, donde el reparto está más que a la altura de la función con una Annabella Sciorra que hace que nos pongamos en su situación y suframos con ella (ciertamente es muy irónico pensar en la historia real de la actriz al ver esta película y una lástima que su más que interesante carrera se viera cortada abruptamente), y con una Rebecca De Mornay que nos da dos caras, la dulce y la malvada, saliendo de un registro y de otro con toda naturalidad. Muy bien también los secundarios como ernie Hudson, Julianne Moore que interpreta a una amiga del matrimonio e incluso la cría Madeline Zimma, que aporta bastante al desarrollo de la historia. Hay que decir que el escenario donde se desarrolla si toda la trama, la casa de la familia bartel, también hace las veces de personaje ya que incluso su disposición ayuda mucho a los hechos que suceden.

Vi “La Mano que Mece la Cuna” (“la mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo”, suelta Julianne Moore a eso de los veinte minutos de metraje en plan predicción inocente) por primera vez hace muchos años y me quedó muy buen recuerdo. Revisionada, sigo pensando que es una muy buena película. Muy recomendable.

2 comentarios en “La Mano que Mece la Cuna, un muy buen largometraje de intriga

  1. A Curtis Hanson le van los personajes dotados de una inteligencia perversa. Queda claro a través del Rob Lowe de “MALAS INFLUENCIAS” y la inquietante Rebecca de Mornay en el film que ahora nos ocupa, un thriller de previsible desarrollo, pero cuyos elementos están habilmente entretejidos en una puesta en escena que fuerza al espectador a posicionarse del lado del “mal”, presentándolo con la apariencia de Rebecca de Mornay y, sobre todo, mostrándonos previa­mente una imagen amerengada y estomagante (con niñita repelente incluida) de “felicidad conyugal” que se revela sustentada sobre bases que escondían su debilidad tras la confortable arquitectura burguesita de “Hogares y Jardines”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .