FANT 2019: Ártico

Poster de Ártico

Título original: Arctic.
País: Islandia.
Año: 2018.
Director: Joe Penna.
Guión: Joe Penna, Ryan Morrison.
Reparto: Mads Mikkelsen, Maria Thelma Smáradóttir.
Duración: 95 minutos.

Un hombre (Mads Mikkelsen) está atrapado en el Ártico. Rodeado por la blanca, radiante y abundante nieve sus días se basan en lo mismo: dar vueltas a la rueda de lo que parece un transmisor, tratar de pescar para lograr una despensa y salir en pequeñas expediciones para marcar el mapa del que dispone y así saber exactamente qué es lo que hay fuera. Su avión, el que se presupone que le dejó tirado en un mal sitio, le sirve de refugio.

Mads Mikkelsen en Ártico

Desde luego que el hombre no se rinde, ni tan siquiera cuando el helicóptero que va a rescatarlo se estrella y él se convierte en el rescatador de una de los dos integrantes del aparato, una chica (Maria Thelma Smáradótti) con una fea herida que se queda grogui y por la que el hombre decide también arriesgarse y tratar de llegar a una estación que está lejos de donde están ellos. Ahí, la supervivencia pondrá a prueba a la esperanza y se tornará en una carrera contra reloj para tratar de seguir en este mundo.

Dejando de lado que el largometraje encargado de abrir la vigésimo quinta edición del Festival de Cine Fantástico de Bilbao no tiene nada que ver con el género (no es el primero al que le pasa, ni será el último), este trabajo del cineasta Joe Penna es digno de alabar por varias razones. La primera es que aún presentándonos una historia que no es nueva, logra que “Ártico” con poco diga mucho. Con poco me refiero a líneas de diálogo porque en su hora y media de duración, quitando algunos exabruptos y jadeos, frases hay muy pocas pero tampoco se necesitan. De hecho, el ritmo de la película es muy bueno ya que el realizador no se recrea en pararlo con relleno, como podrían ser flashbacks o planos largos de acciones o paisaje.

La segunda es que nos mete ahí de lleno, en esa montaña nevada que es protagonista del filme junto a Mads Mikkelsen. Desde nuestro cómodo y caliente asiento empatizamos con él y vivimos lo que le pasa como si fuéramos sus compañeros de viaje. Desde luego, más que la que a la postre se torna en su compañera de supervivencia real, ya vivimos la situación. El actor, por cierto, se luce mucho con una interpretación muy natural.

Fotograma de Ártico

Otra razón más y de mucho peso es la maravillosa fotografía a cargo de Tómas Örn Tómasson y unos planos, ciertamente, muy bien pensados. Finalmente he de eludir al mensaje de “Ártico”, un mensaje totalmente positivo sobre el no perder la esperanza. La frase hecha se convierte en el lema silencioso del protagonista de esta aventura dramática. Un plano lo dice todo, tras la muerte aparece la vida en forma de flores silvestres bajo unas rocas sobre el manto nevado, y si esa vida es capaz de salir al exterior ¿por qué no va a ser capaz él de sobrevivir? Aunque lo más emotivo, precisamente, es cuando parece que va a bajar los brazos porque hasta los más duros tienen sus momentos de debilidad y de decir que hasta ahí han llegado.

Me ha gustado mucho “Ártico”, creo que la ópera prima de Joe Penna es una muy buena película, fantásticamente hecha y que sabe lo que quiere contar y cómo hacerlo. El 31 de mayo se estrena en los cines españoles, así que os animo a verla. Muy recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .