FANT 2019: Presentación de The Hole in the Ground (Bosque Maldito)

FANT 2019, Lee Cronin

Lee Cronin en la presentación de “The Hole in the Ground”. Imagen: FANT

El realizador irlandés Lee Cronin llegó después de su paso por Sundance con su ópera prima, “The Hole in the Ground” (Bosque Maldito), al Festival de Cine Fantástico de Bilbao, donde poco esperaba seguramente cuando la presentó acabar logrando el galardón a Mejor Película de la Sección Oficial. La charla con la prensa fue muy interesante. Después de agradecer su presencia en FANT y  a los presentes de haber madrugado un martes por la mañana para ir a ver una película del género de la suya, entró de lleno a hablar sobre cómo logró dar con el niño que aparece en ella. “Fue una búsqueda larga e hice un proceso de eliminación ya que vimos a cien niños”. James Quinn Markey tenía ocho años cuando rodaron la película y poca experiencia en el mundo de la interpretación con tres episodios de la serie “Vikingos” (Vikings) únicamente a sus espaldas en los que no salía demasiado. “No tiene agente y viene de una escuela de teatro de un pequeño pueblo de Irlanda pero aunque trabajar con niños es aterrador, James es especial”, dijo. Al dirigir a niños Cronin los trata como adultos y crea juegos y retos para lograr lo que quiere en pantalla “James podía hacer lo que le pedía y fue muy bueno trabajar con él”. De hecho, el realizador dijo haber aprendido una lección muy valiosa al trabajar con el crío, a no ensayar en exceso. Dijo que es tan bueno que tiene ganas de ver por dónde va su carrera y que en una de las escenas en la que le da una convulsión, todo el trabajo fue suyo, no usaron ningún efecto para lograr el efecto deseado.

Lee Cronin habló también sobre lo que pretendía con su largometraje y no estaba en sus planes hacer uno sobre entidades que cambian de forma, sino cómo el folclore hace cambiar a la gente. Dijo sentirse un niño de Spielberg porque le parece bien utilizar infantes para mostrar el horror y cosas que son diferentes a las reales. “Haces tu película, va al mundo y se interpreta de diferentes formas, así que deja de ser tuya”, dijo añadiendo que “la gente empezó a llamarla película de ‘creepy kid’ (niño espeluznante) pero mi guionista y yo no queríamos hacer eso”. No, la pretensión del cineasta era mostrar la falta de confianza en la relación entre la madre y el hijo a través de los ojos de la primera. Para Lee “como ella sufrió abuso doméstico y junto con su abusador crearon al niño, ella puede ver cómo él evoluciona y parece más dominante”. Pero el filme trata, básicamente, de la relación de Sarah y Chris y del camino que ella tenía que afrontar para salvar a su hijo de algo que no sabe lo que es pero que no la disuade para lograr su objetivo.

El director irlandés contó, asimismo, que en sus trabajos intenta usar el suspense y el miedo porque es lo que cautiva al público y le engancha pero que le gusta empezar poco a poco y meter algunos sustos porque prefiere poner el tono de su trabajo al principio. Dijo sobre el desarrollo del guión que fue más largo de lo que le gustaría admitir pero que la edición fue fácil y que en ella se creó mucho del drama y del suspense del filme, algo que también se logró por el buen trabajo de la actriz protagonista. Cronin tiene claro que “si alguna vez me hubiese salido de su punto de vista y de su ansiedad, no habría logrado ese suspense ni la tensión”.

Por último, preguntado por el papel de la pared de la casa y “El Resplandor” (The Shining), el cineasta explicó que ese papel es como el de la alfombra de la película de Kubrick de la que es fan y que hay personas que ese “Easter egg” lo aman o lo odian. “Es un horror cambiar el papel de la pared de los sets cuando se hace una película. Teníamos que cambiarlo y me presentaron seis opciones y tuve que elegir esa”.

“The Hole in the Groud”“Bosque Maldito” como la han traducido llegará a los cines de España en junio.