El Gran Dictador: Cómo hacer buena comedia de algo muy serio

Poster de El Gran Dictador

Título original: The Great Dictator.
País: Estados Unidos.
Año: 1940.
Director: Charles Chaplin.
Guión: Charles Chaplin.
Reparto: Charles Chaplin, Paulette Goddard, Reginald Gardiner, Henry Daniell, Billy Gilbert, Maurice Moscovitch, Emma Dunn, Bernard Gorcey, Jack Oakie.
Duración: 125 minutos.

Un barbero judío (Charles Chaplin) participa en la Primera Guerra Mundial para luchar por Tomainia. De allí sale con vida ayudando a un oficial de nombre Schultz (Reginald Gardiner), pero acaba en un hospital en coma. Muchos años después escapa de allí y vuelve a su barbería desconocedor de la situación en la que está su país y de la persecución que el dictador Adenoid Hynkel (Charles Chaplin, también) ha iniciado contra los judíos en pos de una raza aria de rubios con ojos azules para Europa. Hynkel da sus discursos multitudinarios en un alemán macarrónico mientras sus soldados empiezan a molestar a los judíos del barrio en el que habita el barbero y sus manos derecha e izquierda, es decir, los ministros de Interior y de Guerra Garbitsch (Henry Daniell) y Herring (Billy Gilbert), respectivamente, le asesoran.

Pero como Hynkel quiere invadir la vecina Osterlich, necesita fondos e irónicamente su única opción es pedir prestado a un judío para financiar dicha invasión, por lo que los ataques a los judíos cesan durante un tiempo. Schultz y el barbero se vuelven a reencontrar, de hecho el primero devuelve el gran favor que debía al segundo y vuelven a cruzar sus caminos cuando el oficial es tachado de traidor y logra ocultarse en el gueto donde el barbero, su amada Hannah (Paulette Goddard) y el resto de habitantes le ayudan. Pero la situación acaba empeorando y el destino de los perseguidos no se vislumbra muy esperanzador.

Paulette Goddard y Charles Chaplin en El Gran Dictador

La Segunda Guerra Mundial ya había empezado cuando Charles Chaplin decidió ponerle humor a una situación que acababa de empezar y que aún no había llegado a lo que luego fue el Holocausto. Porque “El Gran Dictador” cuenta lo que pasaba en Alemania y Europa en esa época y lo hace en clave de comedia parodiando a Hitler y sus acólitos y mostrando a los judíos como unos valientes que no querían dejarse achantar por nada ni por nadie. Valiente fue Chaplin por escribir esta película y esa valentía le hizo realizar un fantástico largometraje de principio a fin.

Porque “El Gran Dictador” se inicia entrando en materia en lo que al tono de los diálogos se refiere, con un barbero en la Primera Guerra Mundial en el que le pasan en un momento cosas bastante cómicas, y ese tono lo aguanta hasta el final del metraje, en el que hay un discurso que es historia del cine pura y dura y en el que Charles Chaplin puso tinta y voz a la esperanza.

Fotograma de El Gran Dictador

Recuerdo ver esta película en la universidad para una asignatura que tenía relacionada con el cine. La vi en VHS, en una pantalla muy pequeña y con auriculares porque la sala de visionado era precaria a más no poder y había al menos diez pantallas más para ver películas. Me gustó mucho y agradecí haberla descubierto. Pero hoy, quince años después al revisionarla me ha gustado incluso más porque la he disfrutado en mejores condiciones ambientales y sonoras, y porque sabiendo mucho más del tema que por aquel entonces, la crítica de Chaplin me parece aún más brillante.

Imprescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .