La Heredera: ¿Enamorada de un galán o de un cazafortunas?

Poster de La Heredera

Título original: The Heiress.
País: Estados Unidos.
Año: 1949.
Director: William Wyler.
Guión: Ruth Goetz, August Goetz.
Intérpretes: 
Olivia de Havilland. Montgomery Clift, Ralph Richardson, Miriam Hopkins, Vanessa Brown, Betty Linley, Ray Collins.
Duración: 115 minutos.

Catherine Sloper (Olivia de Havilland) es una joven de familia bien que vive en la neoyorkina Washington Square con su padre Austin (Ralph Richardson) que es médico y quien no la trata especialmente bien porque tiene una idea idealizada de su mujer fallecida a la que su hija, para él, no se acerca ni de lejos. No la ve ni inteligente, ni guapa, ni independiente, ni válida para que un hombre se fije en ella. Catherine aguanta las malas palabras de su padre por el respeto que se nota que le tiene y porque, al menos, no le falta el apoyo de su tía Lavinia (Miriam Hopkins). 

Olivia de Havilland y Montgomery Clift en La Heredera

En un baile, el guapo y recién llegado de Europa Morris Townsend (Montgomery Clift) la invita a bailar, le da conversación y le ofrece su atención. Eso dará pie a que Catherine y Morris salgan de vez en cuando por ahí o que él la visite en su casa. Que el chico no tenga oficio ni beneficio hará que el doctor Sloper sospeche de que el interés por su hija sea meramente monetario, mientras que Lavinia la anima a que siga su historia de amor. Ambos aceptarán el plan de Austin, separarse seis meses para ver si su amor es real, para demostrarle que se equivoca. Pero Catherine no está interesada en ningún hombre más y Morris sigue insistiendo en que su amor por ella es real.

¿Es Townsend un lobo con piel de cordero que simplemente busca dinero o corresponde el amor que por él profesa Catherine? 

Basándose en la novela de Henry James llamada como la plaza en la que viven los Sloper, Ruth y August Goetz escribieron la obra de teatro “The Heiress” que ellos mismos se encargaron de adaptar para la gran pantalla y en la que el brillante cineasta William Wyler puso su magia detrás de las cámaras. Así, “La Heredera” es un drama de corte romántico en la que somos partícipes de esa duda que planea sobre la figura del personaje de Montgomery Clift y de cuyas verdaderas intenciones nos enteramos antes incluso que la protagonista de la cinta. El actor, con su encanto, interpretó esa dualidad muy bien. También están muy bien en sus papeles Ralph Richardson como el severo padre, un personaje nada simpático que borda, y Miriam Hopkins como una simpática celestina que actúa como la antítesis de su cuñado cubriendo la figura maternal de la que Catherine carece.

Fotograma de La Heredera

La palma se la lleva Olivia de Havilland que transmite lo que la echen, que no es poco por lo que pasa precisamente en el largometraje, y cuyas expresiones faciales y lenguaje corporal evolucionan a la par que la personalidad de su personaje. La recién fallecida de Havilland, a los 104 años de edad el 26 de julio, obtuvo su segundo Oscar por su interpretación en el filme, que fue nominado a ocho premios Oscar de los que ganó la mitad.

Me ha gustado, es sin duda una muy buena película, muy amena y con ese puntito de suspense que la hace, si cabe, más interesante. Además, tiene un final memorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .